La exjefa de Barbie se pasa a la impresión 3D

Redacción
Jueves, 05 Febrero 2015
La exjefa de Barbie se pasa a la impresión 3D

Jill Barad fue alta ejecutiva de la empresa juguetera norteamericana Mattel y durante casi veinte años en la cúpula de la compañía contribuyó a que la muñeca Barbie fuera uno de los juguetes más famosos del mundo y a que la valoración de la sociedad pasara de 200 millones de dólares a 2.000 millones.

Ahora, la exconsejera delegada de Mattel se ha pasado también a la impresión 3D, tecnología que utilizará en su nueva firma para poner a las muñecas las caras de los clientes que así lo deseen.

Jill Barad se ha aliado para su nueva aventura con Dan Lauer, el creador de Waterbabies, para hacer realidad este proyecto de carácter más íntimo: muñecas a semejanza de las personas de carne y hueso.

Barad habóia conocido a Lauer hace 30 años en Hong-Kong, cuando él estaba tratando de vender los derechos de Waterbabies. Hace dos años recuperaron el contacto: él acudió a su casa a mostrarle el nuevo concepto de las caras personalizadas.

Jill Barad confiesa que siempre había querido personalizar muñecas pero que en su época al frente de Mattel no encontró la tecnología adecuada. Ahora esa tecnología se le ha aparecido en forma de impresión tridimensional.

Lauer y Barad han constituido la compañía Possibility Place en calidad de consejero delegado y presidenta, respectivamente, y ya han reclutado para su proyecto, denominado Avastars, más de 10 millones de dólares. Además de su oficina principal en Creve Coeur, con 35 empleados, han abierto otra en Los Angeles y en San Luis, ciudad ésta donde las muñecas son creadas y enviadas a los clientes.

La nueva compañía ha reclutado antiguos empleados de Hasbro, Mattel, Build-A-Bear y Leapfrog.

El sector juguetero norteamericano supone un mercado superior a los 4.000 millones de dólares, según un informe de la patronal del juguete.

Barad espera facturar inicialmente más de un millón de dólares anuales, tanto desde su portal en Internet como desde puestos físicos en un complejo comercial en Chicago y otro en Cincinati, y proyecta la apertura de varios centenares más en el plazo de dos años. También ha sondeado el mercado de China, Japón, Reino Unido y Oriente Próximo.

AvaStars toma imágenes tridimensionales del cuerpo y la cara de un cliente y superpone las imágenes en las muñecas y en figuras de acción, así como en vídeos de animación por ordenador.

Las muñecas se venden actualmente a 40 dólares, precio de lanzamiento. La compañía también comercializa un paquete digital que incluye un vídeo pero no el juguete, por 10 dólares.

Sólo en un fin de semana, la nueva empresa de Barad vendió 600 muñecas y 100 certificados de regalo.

 

 

Etiquetado como: Barbie, AvaStars, juguetes, muñecas, Jill Barad
Aplicación: Ocio