Un hombre imprime en 3D una réplica de uno de sus riñones para ayudar a los cirujanos a operarle

Redacción
Viernes, 16 Enero 2015
Un hombre imprime en 3D una réplica de uno de sus riñones para ayudar a los cirujanos a operarle

John Cousin, especialista en impresión 3D natural de Southampton (Reino Unido), ha protagonizado una singular historia en su calidad de director gerente de la consultora y compañía minorista isodo3D.

Mientras estaba dando el pasado mes de octubre de 2014 una conferencia sobre las posibilidades de la impresión 3D para la industria médica, sufrió un colapso sobre el estado que provocó la alarma general.

Fue el hecho revelador de que sufría una apendicitis. Por ende, los médicos determinaron que también tenía grandes cálculos que estaban afectando gravemente a uno de sus riñones, por lo que debía ser intervenido quirúrgicamente cuanto antes.

Mientras estaba ingresado en el hospital en espera de ser intervenido, Cousin tuvo una idea luminosa: podía utilizar la tecnología de la impresión 3D que dominaba en su esfera profesiuonal con el fin de modelar el riñón enfermo y ayudar así a sus cirujanos.

Para elló utilizó la tomografía axial computarizada (TAC) que le hicieron en el centro sanitario para crear un modelo 3D de alta precisión, que posteriormente fue impreso en 3D en varias partes para que los médicos tuvieran mayor facilidad a la hora de situar los puntos exactos en los que se hallaban las piedras.

Un hombre imprime en 3D una réplica de uno de sus riñones para ayudar a los cirujanos a operarle

Un hombre imprime en 3D una réplica de uno de sus riñones para ayudar a los cirujanos a operarle

El material necesario para la impresión 3D del riñón del señor Cousin costó 123 libras esterlinas y la impresión tridimensional tardó cinco horas.

Un hombre imprime en 3D una réplica de uno de sus riñones para ayudar a los cirujanos a operarle

En la mayoría de los casos , los médicos suelen utilizar las imágenes en una pantalla de dos dimensiones para sus operaciones de riñón, así como para su uso en demostraciones educativas y en conferencias ante sus colegas, por lo que el modelo impreso en 3D les ayudó a acelerar el proceso, al conocer exactamente la ubicación física de los cálculos que debían extirpar.

El cirujano que operó al señor Cousin, Bhaskar Somani, llegó a la conclusión de que la impresión 3D, que hasta ahora se ha utilizado para intervenciones quirúrgicas mucho más complejas, podría acelerar los procedimientos más rutinarios, como la eliminación de cálculos renales, en un 25%. Es más, ahora piensa en aplicar esta técnica con otros veinte pacientes.

Un hombre imprime en 3D una réplica de uno de sus riñones para ayudar a los cirujanos a operarle

Según el cirujano, la impresión 3D facilita mucho más su trabajo: "Esta fue una gran piedra, de casi 3,5 centímetros, por lo que la impresión 3D ayuda al darnos una estimación aproximada para ser más precisos", concluyó.

 

Etiquetado como: riñón, medicina, salud
Aplicación: Medicina