Los macarones saldrán algún día de las impresoras 3D

Redacción
Domingo, 14 Diciembre 2014
Los macarones saldrán algún día de las impresoras 3D

Algún día (y no será dentro de mucho) podremos imprimir nuestros propios macarones, los famosos 'delicatessen' franceses. Y es que en el futuro más inmediato, las impresoras 3D  ayudarán a producir un alimento adecuado y perfectamente equilibrado en relación con las necesidades nutricionales específicas de cada individuo, niños, deportistas, las personas enfermas, ancianas y las que siguen una dieta estricta.

Esta es la conclusión de la denominada Primera Conferencia Internacional sobre la Impresión 3D de alimentos, celebrada el jueves 11 de diciembre de 2014 en Lieja (Bélgica) y en la que se ha informado sobre estos avances futuristas.

Según Dorothée Goffin, directora del Smart Gastronomy Lab (Laboratorio de Gastronomía Inteligente) de la Universidad de Lieja, "ya hay grandes proyectos europeos en nutrición para adultos mayores, quienes sufren problemas para tragar. En lugar de puré y sopa de pan, la impresión 3D recrearía la alimentación adaptada".

"También hay aplicaciones para misiones extremas, como las misiones espaciales, zonas de guerra, o las operaciones humanitarias, donde uno debe ser capaz de reconstruir comida, pero como un polvo almacenable ", añade.

Y continúa: "Además, el consumo de alimentos impresos en 3D podría facilitar la incorporación de nuevos recursos, tales como insectos o algas. Estamos muy interesados ​​en estos nuevos ingredientes. Aunque no son muy apetecibles, sabemos que representan un valor nutricional innegable. Su ingesta de proteínas y abundante producción es una ventaja para el futuro. Serán impresos en 3D con nuevas formas y texturas que se asemejen a los productos que ya conocemos".

"Puedo estar al borde de un sueño, pero es mejor ser un visionario que perder una oportunidad ", dice por su parte Jacques Verly, profesor de la Universidad de Lieja y co-organizador 3D Stereo Media, el Foro Europeo en el que expertos en impresión 3D se vienen reuniendo desde hace seis años. Verly asegura: "El horno de microondas ha aterrizado en nuestras cocinas. Un día ese microondas será la impresora 3D".

Los "cartuchos" que alimentan a la impresora de alimentos, valga la redundancia, consisten en mezclas de sustancias comestibles molidas o en polvo para crear una comida. "Podemos hacer cosas que ya están preparadas, como pizzas, hamburguesas, etc.", dice Jacques Verly, que añade:  "Realmente, recrea la comida. Y en el futuro probablemente se crearán nuevos alimentos".

Aquí es donde el principio de la impresión en 3D alimentaria sigue siendo un poco difícil de conceptualizar para el hombre común. Las impresoras 3D ya no se limitan a la creación de formas y mezclas comestibles. Las máquinas ensamblan las bases alimentarias de forma muy elaborada.  Y llegará el día en que menús completos  de los restaurantes se ofrezcan para su impresión tridimensional.

A diferencia de las impresoras 3D convencionales, que reconstituyen la forma modelada mediante la fijación de polímeros, la Impresión 3D de alimentos implica comida. "La reconstrucción de los alimentos, por lo tanto,  supone propiedades fisicoquímicas. El desafío es lograr fijar las proteínas, por lo cual habrá que trabajar en la gelificación. El chocolate, por ejemplo, es una matriz fácil de usar: en forma líquida, y luego se solidifica a temperatura ambiente ", explica la profesora  Goffin.

impresión 3D de chocolate

La tecnología inteligente que va a crecer en los próximos años va a ayudar a cambiar las perspectivas. "Por ejemplo, usted puede preparar su almuerzo para el trabajo, enviarlo por internet y sacarlo de la impresora antes de ir a casa. Otro ejemplo es la falta de un alimento para su lasaña: la impresora utilizará otros cartuchos y modelará una nueva receta, adaptándose a las circunstancias y necesidades ", explica por su parte Jacques Verly.

Los científicos ven de todos modos en la impresión 3D de alimentos una de las grandes revoluciones de nuestra vida cotidiana en el futuro. Basta pensar en el progreso que ha adquirido la telefonía en los últimos 15 ó 20 años, en comparación a lo que existe hoy en día, para darse cuenta de que las cosas pueden cambiar radicalmente en unas pocas décadas. "La idea en realidad es combinar nuestros requerimientos de negocio de alimentos con la creatividad culinaria", dice Jacques Verly.

Los pocos centros que están interesados ​​en el mundo en la impresión tridimensional alimenticia son las universidades, las empresas de nueva creación y  Fab Labs dedicadas la experimentación. Pero también hay empresas privadas que quieren estar listas por si la revolución de la comida impresa se lleva a cabo. Este es el caso de Nestlé , por ejemplo, que lleva a cabo sus propias investigaciones en este campo. En algunas regiones, en particular, buscan posicionarse como centros de referencia de estas nuevas apliaciones, como Silicon Valley, cerca de San Francisco,  en lo que respecta a las nuevas tecnologías. Lieja (Bélgica) podría tratar de conseguir un lugar en el mapa del mundo de la impresión 3D nutricional, al igual que en España el País Vasco y Cataluña.

La imagen muestra figuras humanas compuestas de sustancias alimenticias e impresas en 3D a modo de exhibición durante el congreso internacional celebrado en la ciudad belga de Lieja:

 

Etiquetado como: Lieja, comida, alimentos
Aplicación: Gastronomía