Un niño con la misma enfermedad que el atleta Pistorius salva la pierna gracias a la impresión 3D

Redacción
Jueves, 11 Diciembre 2014
Oscar Pistorius

Un niño argentino de año y medio de edad, llamado Máximo y que nació sin peroné y con acortamiento de tibia y pie deforme (mal denominado 'hemimelia peronea', el mismo que sufrió el atleta surafricano Oscar Pistorius), se ha salvado de perder la pierna derecha gracias a que el equipo de cirujanos ensayó previamente la intervención quirúrgica en una réplica impresa en 3D, según ha informado TN.com.

“Fue muy novedoso el hecho de que nos planteamos si podíamos tener una maqueta previa para poder entender mejor y hacer más precisa la corrección quirúrgica”, declaró a TN.com, el cirujano especialista en Ortopedia y Traumatología Infantil, Francisco Praglia. Máximo presentaba un grado severo de la enfermedad y lo conveniente era atenderlo lo antes posible. 

Según explicó el médico, apelaron al licenciado Matías Muñoz de Cirugía T.A, que junto a la Facultad de Diseño Industrial de Mar del Plata “pudieron a través de imágenes médicas, como resonancias o tomografías, realizar la reconstrucción” en tercera dimensión de la estructura ósea de Máximo.

Muñoz precisó que la maqueta es de un plástico resistente y que se hizo en una impresora genérica 3D. Con este tipo de trabajos, que lanzaron hace un año, además pueden reproducirse tejidos blandos, como músculos por ejemplo. 

La planificación, encabezada asimismo por otros tres médicos y dos técnicos, contó con dos etapas: en un principio trabajaron sobre la prótesis en un taller y después en un sanatorio porteño.

El 27 de noviembre de 2014 operaron al bebé, que no tuvo que sufrir la amputación de su pierna y que, de a poco, se reincorpora a su rutina. En el quirófano se le realizó la conocida técnica superankle, mediante la cual realinearon las malformaciones del pie y tobillo.

La rehabilitación seguirá durante la infancia del niño. “Vamos a ir haciendo elongaciones óseas sucesivas”, detalló Praglia. Los estiramientos se consiguen mediante un fijador externo de la pierna, que va fijado al hueso, y que gradualmente se va separando con extensiones mínimas y diarias. El objetivo es que el niño alcance la madurez esquelética con sus piernas de la misma longitud.

Aunque no dejará de usar el tutor, Máximo paulatinamente recupera la movilidad y la función de su pie será igual a la de otro chico de su edad. De hecho, esta semana regresó al jardín maternal, volvió a gatear y se prepara para sus primeros pasos. Tanto los médicos como la familia  querían evitar la amputación hasta las últimas instancias, coincidiendo en que "no hay mejor prótesis que el propio pie”.

 

Etiquetado como: Pistorius, prótesis, medicina, salud, pierna
Aplicación: Medicina
País: Argentina