El estudio de Norman Foster desarrolla un robot constructor por impresión 3D

Redacción
Jueves, 08 Enero 2015
El estudio de Norman Foster desarrolla un robot constructor por impresión 3D

El estudio de sir Norman Foster, uno de los arquitectos británicos más famosos del mundo; la Universidad de Loughborough; la empresa constructora sueca Skanska; la compañía de robótica ABB; Buchan Hormigon y Asfalto Lafarge han formado un consorcio con el objetivo de crear en el plazo máximo de año y medio un robot constructor que sea capaz de imprimir en 3D hormigón, dentro de un proyecto denominado 'Freeform Construction' (Construcción de forma libre).

El objetivo del acuerdo es permitir a Skanska utilizar - bajo licencia - la tecnología de impresión 3D de hormigón desarrollada a través de sus programas de investigación por la Universidad de Loughborough, aplicándola a proyectos reales.

En pocos meses, el robot debe ser capaz de crear bloques de un volumen de 2 x 2,5 x 5 metros.

Un equipo de la Facultad de Ingeniería Civil y Edificación en Loughborough, dirigido por el Dr. Richard Buswell y el profesor Simon Austin, ha trabajado en el desarrollo de la tecnología de impresión 3D para la industria de la construcción desde el año 2007. El proyecto fue iniciado bajo la Investigación de Ingeniería y Ciencias Físicas (EPSRC) del Consejo innovador de fabricación y el Centro de Investigación de la Construcción (IMCRC). El equipo ha desarrollado impresoras 3D de hormigón instaladas en un pórtico y un brazo robótico, que ahora está en su  segunda generación.

La impresora deposita un hormigón de altas prestaciones, precisamente bajo control del ordenador. Se establecen las sucesivas capas de hormigón hasta que se crea el objeto entero. La impresora puede hacer las cosas que no pueden ser fabricadas mediante procesos convencionales, tales como componentes estructurales complejos, paneles de revestimiento de curvas y elementos arquitectónicos.

Hormigón impresión 3D

"El hormigón impreso en 3D, cuando se combina con un tipo de prefabricación móvil, tiene el potencial de reducir el tiempo necesario para crear elementos complejos de edificios de semanas a horas," indica el director de Skanska, Rob Francis, que añade: "Esperamos alcanzar un nivel de calidad y eficiencia como nunca se haya visto antes en la construcción."

El doctor Richard Buswell, del Grupo de Investigación de la Universidad de Loughborough, comenta: "La industria de la construcción moderna es cada vez más exigente en términos de diseño y construcción. Hemos llegado a un punto en el que se requieren nuevos avances en, la construcción para afrontar los nuevos retos y nuestra investigación ha tratado de responder a ese desafío".

"Estamos muy contentos y emocionados -prosiguió- por la oportunidad de desarrollar el primer robot 3D comercial del mundo  de impresión de hormigón con Skanska y su consorcio. Nos han convencido de su viabilidad en el laboratorio, pero ahora necesita la industria para adaptar la tecnología al servicio de las aplicaciones reales en la construcción y la arquitectura ".

hormigón impresión 3D

La ventaja de este tipo de tecnología en el sector de la construcción no es nueva. En abril de 2014, las primeras casas impresas en 3D fueron surgiendo en China gracias a la labor de la empresa  Winsun Shanghai, mientras que la firma eslovena BetAbram anunció un par de semanas después su deseo de comercializar una gama de impresoras 3D  capaces de fabricar estructuras de hogares.

Recientemente, el barómetro arquitectónico europeo dio a conocer un informe titulado "Tendencias en diseño y tecnología arquitectónica" con un enfoque sobre la impresión 3D. Esta encuesta realizada a unos 1.600 arquitectos en Europa analiza el futuro de la tecnología en el sector de la construcción. España e Italia fueron los más convencidos a la hora de utilizar la impresión en 3D en este sector, seguidas de cerca por Francia y los Países Bajos, mientras que el Reino Unido parecía ser el más escéptico.