Estreno de 'Los Boxtrolls', película de animación creada con la ayuda de la impresión 3D

Redacción
Viernes, 31 Octubre 2014

Hoy, con motivo de la fiesta de Halloween, se estrena en Los Estados Unidos y en otros países la película de animación 'Los Boxtrolls', creada por los estudios Laika, que en su día se apuntaron un gran éxito con 'Los mundos de Coraline' y que para la caracterización de los personajes (simpáticos monstruos que habitan cajas de cartón) se ha valido de la impresión 3D.

La película está basada en la novela 'Tierra de monstruos', de Alan Show, y cuenta la historia de los Boxtrolls, unos seres estrafalarios y traviesos que viven en un asombroso hogar subterráneo bajo la ciudad de Quesberg y han criado a un niño humano, Eggs, desde que era un bebé.

Y sólo suben a la superficie por las noches para rebuscar comida y objetos en la basura. Pero los habitantes de la superficie los ven como unos monstruos que se comen a los niños.

Un malvado exterminador de plagas, Archibald Birlante, se ofrece para aniquilarlos a cambió de que le asciendan socialmente y pueda formar parte del club más selecto de la ciudad, el de la cata de quesos. Eggs y su amiga de la alta sociedad, serán los únicos que salgan en ayuda de los simpáticos Boxtrolls.

The Boxtrolls

Graham Annable y Anthony Stacchi son los directores de un equipo de 340 personas han tenido que trabajar durante casi tres años para completar la película que utiliza un novedoso sistema de 3D.

Han usado unas impresoras 3D, que pueden elaborar decenas de miles de caras, gracias a las que los personajes tienen una gama de expresiones realmente interminable. Solo el protagonista tenía 15.000 caras distintas.

Si se multiplica esa cantidad por los 200 muñecos que aparecen en la película, de los que 25 tienen papeles principales, se puede hacer una idea de las ingentes posibilidades de la impresión tridimensional y del ingente trabajo que hay detrás de esta película.

The Boxtrolss

Y es que la animación tiene un nivel de perfección impresionante: 28 animadores eran los encargados de mover, pieza a pieza todos los elementos del reparto y de los decorados. El resultado, apenas cuatro segundos de película a la semana. Un mundo que, sin embargo, no alcanza los niveles poéticos de Coraline.

Críticos cinematográficos que han tenido oportunidad de disfrutar del pase de la cinta recomiendan quedarse en la sala  hasta el final de los títulos de crédito porque así se podrá disfrutar de una de las secuencias más originales, espectaculares y divertidas de la cinta.

 

 

 

 

 

 

 

Aplicación: Ocio