Un ingeniero colombiano crea por impresión 3D prótesis para niños sin manos

Redacción
Viernes, 07 Noviembre 2014
prótesis mano impresión 3D Colombia

El ingeniero Christian Silva fabrica con la ayuda de la impresión 3D, y tras aportar 250.000 pesos de su propio bolsillo, prótesis de manos para niños discapacitados y que estén dispuestos a someterse al proceso de adaptación que su uso implica, según un reportaje publicado por la agencia de noticias de la Universidad Nacional de Colombia y centrado en uno de sus beneficiarios, el niño Daniel.

Daniel nació sin su mano izquierda por causa de un síndrome (bridas amnióticas) que afectó la placenta de su madre durante el embarazo. Si bien esta discapacidad no le truncó la alegría de su niñez, experimentó una enorme felicidad el día en que se puso por primera vez la “mano mecánica” que le dio vida a su personaje infantil favorito: Robocop.

Ahora, actividades como dar un paseo en bicicleta, tomar un vaso de leche sin miedo a que termine en el suelo, atarse los cordones de los zapatos o agarrar una hoja de papel con una mano para cortarla con la otra son acciones significativas que evidencian el impacto de la prótesis.

“Está contento de poder mostrarle a sus compañeritos que ahora tiene dos manos como ellos”, contó Alejandra Galeano, con todo el orgullo que puede sentir una madre cuando ve sonreír a su hijo.

Daniel, quien anhela llegar a ser dibujante, presume de su nueva mano y muestra la marca Robocop, que pidió que le pusieran. “Es uno de mis personajes preferidos y ahora soy como él”, afirmó el pequeño y aseguró que se siente “tecnológico”.

La mano mecánica se apoya en un mecanismo de poleas. Su diseño se realiza mediante un prototipo estable y de fácil colocación. Está construida con una impresora 3D, lo que hace que el costo sea mínimo, además su funcionalidad es comparable con la de las prótesis mioeléctricas que se venden en el mercado a un costo 200 veces superior, es decir, de 20.000 a 40.000 dólares aproximadamente.

Mano impresión 3D Colombia

“El proceso podría tardar un día, pero por motivos laborales me demoro de uno a dos meses”, señala el investigador Christian Silva, quien aún no dispone de un escáner 3D portátil, para realizar las medidas más rápidamente, ni de una impresora de última generación, lo que le impide imprimir todo en una sola pieza.

El también miembro del grupo de investigación en Biomecánica de la Universidad Nacional de Colombia  explica que el dispositivo está compuesto de ABS (acrilonitrilo butadieno estireno) en los dedos y el soporte. Para evitar el contacto directo con el muñón se utiliza un material especial para ortopedia que no produce reacciones alérgicas y evita cualquier roce o daño en la piel; y para los tendones se implementó nailon, que permite realizar los movimientos.

El investigador recuerda que en una primera versión se suministraron algunas prótesis metálicas, pero su elevado peso y su alto costo hicieron inviable seguir con el proyecto. “Actualmente estoy implementando avances como el filamento de nailon, un material más resistente y robusto, con el que se ha logrado aumentar la calidad del producto”, destaca el ingeniero.

Mediante este artefacto ortopédico, el paciente consigue la rehabilitación de la musculatura y de las articulaciones que se han dejado de usar por la amputación, trauma o daño congénito. Asimismo, adquiere mayor funcionalidad de su extremidad, ya que recupera las funciones básicas de la mano, tales como movimientos de pinza y agarres.

El experto trabaja en particular con niños entre tres y diez años, porque a estas edades se logra un porcentaje muy alto de adaptación.
A pesar de ello, ese no es un requisito exclusivo, pues también se pueden beneficiar personas en etapa laboral.

El joven profesional reconoce que se requiere delicadeza para tratar con niños y padres primerizos que chocan súbitamente con este problema y que deben adaptarse al proceso sin ningún trauma adicional.

El camino se inicia conociendo el caso, diligenciando un formulario y estableciendo una relación de empatía personal y de confianza con el pequeño y su entorno.

“Uno de los aspectos que más reitero es que en ningún momento se va a pedir retribución económica. Ahora tengo un buen trabajo con la Universidad y dentro de mis posibilidades puedo proporcionarle bienestar a gente que necesita apoyo”, subrayó el ingeniero Silva.

La iniciativa ha podido hacerse realidad a través del convenio con tres empresas: dos, de egresados de la Universidad Nacional (Prototype 3D y Matriz Humana) y una, de la Universidad de los Andes (Bogohack), las cuales apoyan la elaboración de las prótesis para los pacientes identificados y los potenciales.

 

Aplicación: Discapacidad
País: Colombia