La primera impresora 3D espacial ya va camino de la estación internacional

Redacción
Domingo, 21 Septiembre 2014
impresora 3D espacial

Un cohete Falcon 9  de la empresa SpaceX despegó el domingo de madrugada hacia la Estación Espacial Internacional llevando en una cápsula Dragón la primera impresora 3D para astronautas en órbita, después de que el lanzamiento volviera a retrasarse por un día más debido a las inclemencias meteorológicas que sufría la costa de Florida.

En total, la cápsula no tripulada Dragon transporta más de 5.000 libras (2.700 kilos) de suministros para la estación espacial.

Está previsto que la Dragon llegue el martes a la estación espacial. Se trata del quinto envío de la empresa SpaceX, con sede en California, por encargo de la NASA.

La estación espacial sobrevolaba el Pacífico Sur cuando el cohete Falcon 9 de SpaceX se alzó en el cielo de Florida antes del amanecer. El cohete fue visible durante tres minutos, antes de alejarse sobre el Atlántico.

La impresora 3D ha sido desarrollada por Made in Space, una empresa de California. El dispositivo es más robusto que los modelos convencionales, para que soporte la presión del despegue, y cumple con las estrictas normas de seguridad de la NASA. La agencia espacial trabaja en que algún día, los astronautas puedan fabricar las piezas de recambio que necesiten. De momento, se trata de una prueba de tecnología con vistas a enviar un modelo más grande y mejor el año que viene.

impresora 3D espacial

Además de la fabricación de partes de repuesto en la estación internacional con la impresora 3D, la NASA prevé que los astronautas construyan dentro de varias décadas hábitats completos en destinos distantes como Marte.

“Si en verdad vamos a instalarnos en Marte”, tenemos que hacer esto, declaró el viernes Jeff Sheehy, jefe de tecnología de la NASA.

“En verdad no podemos darnos el lujo de traer todo lo que necesitemos para un periodo indefinido. Tenemos que llegar al punto en el que hagamos las cosas que necesitemos a lo largo del viaje”, apuntó.

En el Centro Espacial Kennedy, la compañía Made in Space mostró un número de objetos fabricados con su impresora tridimensional.

En exhibición estaba un modelo reducido a escala de un filtro de aire que los astronautas del Apolo 13 diseñaron para sobrevivir durante la abortada misión a la Luna en 1970. La máquina  tardó cinco horas en  imprimir el modelo en el laboratorio.

impresora 3D espacial

La pequeña impresora tridimensional es una unidad de demostración que producirá muestras hechas del mismo tipo de plástico utilizado en los ladrillos de Lego.

La máquina fue diseñada para que funcione con seguridad en la ingravidez dentro de una cámara sellada. El proceso de impresión es el mismo que en la Tierra: crear un objeto mediante capas de plástico.

Cuando sean enviadas de vuelta a La Tierra, las pequeñas creaciones tridimensionales serán “sometidas a tensión, torsión y despellejamiento, así como a bastantes pruebas para determinar la calidad de las piezas”, dijo Sheehy.

A bordo de la cápsula Dragon también viaja un dispositivo valorado en 30 millones de dólares para medir los vientos oceánicos, así como 20 ratones y 30 moscas de la fruta para investigaciones biológicas, y muestras de metal para un fabricante de palos de golf que quiere mejorar sus productos.

El envío también incluye unas muy necesitadas baterías de trajes espaciales, así como el habitual suministro de comida, ropa y aparatos electrónicos. Estados Unidos suspendió el año pasado sus caminatas espaciales de rutina tras una situación de peligro con un casco de astronauta inundado. Ese problema se resolvió, pero entonces se cuestionaron los fusibles de las baterías. La NASA espera retomar las caminatas el mes que viene.

La NASA paga a SpaceX y a la firma de Virginia Orbital Sciences Corp. para que realicen entregas regulares al puesto orbital, SpaceX comenzó su servicio hace dos años.

Esta semana, SpaceX —liderada por el multimillonario Elon Musk— ganó un contrato aún mayor y más prestigioso para transportar astronautas estadounidenses a la base, junto con Boeing. Los viajes en la Dragon podrían comenzar en 2016 o 2017.

La capacidad de la NASA para enviar a sus propias tripulaciones terminó con el programa de transbordadores en 2011. Rusia ha transportado desde entonces a los tripulantes en sus naves Soyuz a un precio considerable.

Aplicación: Aeroespacial, Industria