BQ proyecta fabricar 6.000 impresoras 3D en 2014

Redacción
Lunes, 08 Septiembre 2014

El fundador y presidente de la empresa tecnológica española BQ, Alberto Méndez, ha concedido una entrevista al diario económico Cinco Días en la que se ha referido a sus planes para la impresión 3D y que por su interés para nuestros lectores reproducimos:

 

La pasión de Alberto Méndez (Madrid, 1979) es crear productos desde la nada. Y esta es la idea que quiere trasladar a la empresa que lidera, BQ. Un proyecto en el que Méndez, ingeniero de Telecomunicaciones por la Universidad Politécnica de Madrid, se embarcó en 2005, cuando puso en marcha la empresa junto con otros cinco compañeros de estudios. Nueve años después, el futuro de la compañía parece más brillante que nunca con el lanzamiento de la impresora 3D Witbox, de la que espera fabricar 6.000 unidades antes de que acabe 2014. Si en 2009 facturaban 1,5 millones de euros, ahora llegan a 115, con una ebitda “en torno a los 10 millones”, según Méndez. Ascenso también visible en cuanto al número de empleados, que ha pasado de 150 en 2012 a 700 en la actualidad.

Pregunta. La compañía ha crecido mucho en los últimos años. ¿En qué situación se encuentra?
Respuesta. Ahora mismo ya cubrimos todas las etapas de desarrollo del producto, incluyendo el desarrollo de hardware y software, tanto para tabletas como para lectores, teléfonos inteligentes e impresoras 3D. Hemos pasado de un modelo de negocio en el que encargábamos los productos e intentábamos mejorarlos posteriormente a otro en el que hacemos todo el proceso desde el comienzo.
P. ¿A qué se refiere?
R. Hay muy pocas compañías que puedan desarrollar sus productos. Lo pueden hacer porque cuentan con grandes mercados, sobre todo en EE UU. Allí existe un mercado potencial enorme, de 300 millones de personas. Por eso empezamos encargando y personalizábamos nuestra oferta. Sin embargo, sí es posible hacerlos desde cero en el caso de los smartphones, porque se venden cientos de miles de unidades en España. En este caso la facturación compensa los centenares de miles de euros que cuesta invertir en el producto. Así que lo que hemos hecho es ahorrar para invertir y hacer estos teléfonos desde cero. Nuestros inicios han sido de emprendedores, sin ningún gran capital detrás, e ir ahorrando cada año para invertir y hacer algo cada vez más propio. Siempre digo que hemos comprado nuestra libertad.

BQ impresión 3D

P¿Qué papel juegan las impresoras 3D que fabrican en el modelo de negocio?
R Son una gran revolución, porque pones al alcance del gran público la capacidad de crear prototipos con rapidez. Antes, cualquiera que concibiera uno tenía que mandar el boceto a una empresa para que imprimiera el diseño. Tenías que esperar dos meses y las tiradas eran cortas y caras. Ahora, con las impresoras 3D es fácil prototipar y hacerlo con un coste menor. Son, además, tan pequeñas como para tenerlas en un despacho y por menos de 1.500 euros.

P¿En qué mercados piensan comercializarlas?
R Las hemos empezado a vender en los continentes americano y europeo. También en la región eurasiática, y tenemos que ir a Japón. Falta llegar además a Oriente Medio y a Dubái... Es el primer producto que fabricamos desde cero en España.

P ¿Cómo surgió la idea de realizar toda la producción de las impresoras 3D en Navarra?
R Porque el entorno es adecuado para el producto. El norte de España es fantástico en cuanto a la metalurgia. No tienes desventajas respecto a China. También son muy competitivos en componentes mecánicos y electromecánica. Y todas las cosas exteriores del producto son de plexiglás alemán. Además, es una máquina que pesa 30 kilos.Tienes que cargarla en un barco, así que los costes de envío son mayores que los de un aparato de 200 gramos.

 

Etiquetado como: bq, Alberto Méndez
Aplicación: Tecnología