La impresión 3D reducirá el gasto sanitario de la Administración

Redacción
Miércoles, 09 Julio 2014

El uso doméstico de la impresión 3D reducirá el gasto sanitario de la Administración y producirá el abaratamiento de los procesos aplicados a la medicina al promover la autofabricación de productos de apoyo y sanitarios. Esta  una de las principales conclusiones del taller sobre Impresión 3D organizado por el Centro Nacional de Tecnologías de la Accesibilidad (CENTAC), de España.

Para Enrique Varela, presidente de la Fundación Tecnología Social, "el objetivo final es producir nuestros propios objetos". Para ello, la impresión 3D permite "la fabricación de objetos caseros personalizados a un coste muy bajo".

Según Varela, de las múltiples aplicaciones de la impresión 3D, "una de las más interesantes es la impresión social". Gracias a este uso se pueden "realizar diseños personalizados de objetos para personas mayores o con algún tipo de discapacidad". "Desde prótesis adaptadas para imprimir dedos o piernas, productos de apoyo como pinzas de apertura fácil hasta robótica infantil con juguetes adaptados para niños o mapas en relieve para personas ciegas", explica Varela.

"Estamos en un momento del háztelo tú mismo", vaticina. Para el experto, "la gran eclosión de la impresión 3D se va a producir en el uso doméstico, los precios han bajado mucho y hoy se puede adquirir una impresora 3D por unos 1.600 euros". Aun así, Enrique Varela cree que la impresión 3D "no está pensada para producir en cadena", va a "beneficiar a todos los sectores productivos" y recomienda "abrir la mente".

Enrique Varela FTS

En ese sentido, Varela comenta que una de las claves de la impresión 3D son los "códigos abiertos", para que "cada uno pueda personalizar los diseños". "Los ficheros de diseño ya están en la red". "En la industria hay una contrarreacción, aunque acabarán vendiendo ficheros". En esa línea, Varela, adelanta que ya se está trabajando en "repositorios de ficheros testados por profesionales".

Además en España, en todas las ciudades, ya existen comunidades y talleres de makers _creadores de tecnología_ donde se transmiten conocimientos y se investigan nuevos diseños para aplicar a la impresión 3D", comenta Varela.

Para Juan Carlos Ramiro, director de Accesibilidad de CENTAC, la impresión 3D va a cambiar el sistema de trabajo, de creación y producción". "Es una tecnología fácil, con gran nivel de adaptabilidad y con miles de usos". Asimismo considera que no hace falta ser un físico cuántico, solo "dedicar tiempo a aprender".

El Centro de Referencia Estatal de Autonomía Personal y Ayudas Técnicas, CEAPAT, cuenta con la primera impresora en 3D de España para uso público. Ramiro cree que "aún es algo muy novedoso, con un proceso lento de implantación". "La impresión 3D es una de esas pocas tecnologías que revolucionan el mundo".

El Centro Nacional de Tecnologías de la Accesibilidad (CENTAC) es una fundación cuyo objetivo es impulsar  el desarrollo de las tecnologías accesibles en los ámbitos  empresarial, industrial y de servicios. Es un ejemplo de colaboración público-privada, al contar en su Patronato con entidades como el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad a través del Real Patronato sobre Discapacidad, El Corte Inglés, la Fundación Once, la Fundación Vodafone España,  Telefónica, Red.es, perteneciente al Ministerio de Industria, Energía y Turismo, TÜV Rheinland, el Centro de Referencia Estatal de Autonomía Personal y Ayudas Técnicas (CEAPAT), el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI), y el Centro de Referencia Estatal de Discapacidad y Dependencia (CRE).

 

 

Aplicación: Medicina
País: España