La impresión 3D, parte esencial del FAB10 que se inaugura en Barcelona

Redacción
Miércoles, 02 Julio 2014

Barcelona (España), acoge desde hoy, 2 de julio de 2014, y hasta el día 8 de este mismo mes, el FAB10, considerado como la conferencia mundial de la fabricación digital y que organizan en el Disseny Hub el Massachusets Institute of Technology el famoso MIT); el Fab Lab Barcelona, primero en su género que se fundó en la Unión Europea, y el Ayuntamiento de la ciudad condal.

El Fab Festival será un espacio abierto a todos los públicos para que experimenten y conozcan de primera mano la tecnología digital, donde se trabajará la producción de objetos físicos a escala personal. Según el director del Fab Lab Barcelona, Tomás Díez, la fabricación digital es un sector que incluye las impresoras 3D y las cortadoras láser que permitirán, en pocos años, cambiar las formas de consumo y organización de las ciudades.

Cuando se pueda producir únicamente aquello que se necesite, el consumidor se convertirá en el productor o prosumer: una idea que, aplicada a las grandes ciudades, abrirá el camino hacia un modelo de ciudad autosuficiente, sostenible y más cercana al ciudadano. Alrededor de este debate se articula la 10ª Conferencia Internacional de Fab Labs, el FAB10 Barcelona. Más de 350 laboratorios de fabricación digital de 40 países se reunirán en el principal evento del sector para demostrar cómo las tecnologías abiertas y accesibles tienen el poder de cambiar el mundo.

Los ciudadanos de Barcelona podrán participar en esta conferencia abierta que engloba eventos para todos los públicos: encuentros diarios entre Fab Labs, talleres educativos para niños, conferencias, talleres y actividades y hasta un simposio sobre Fab Cities. Se estima que como mínimo acudirán 6.000 personas a los distintos talleres.

He aquí una sucita descripción del programa del evento:

Daily Meetings

Los integrantes de los diferentes Fab Labs se reúnen del 2 al 4 de julio para intercambiar experiencias y conocimientos y llevar a cabo diferentes talleres. Los asistentes internacionales también pueden visitar los diferentes laboratorios de fabricación de Barcelona.

Fab Kids

El Fab Kids puede suponer la primera toma de contacto para niños entre 12 y 17 años con la fabricación digital. En este taller de verano, aprenderán a hacer pequeños robots o podrán imprimir en 3D bajo la máxima que impulsa el movimiento Fab: aprender haciendo.

 

 

Fab Festival

El Fab Festival es la pieza más espectacular y popular del FAB10 Barcelona, ya que constituye el mayor escaparate de los laboratorios de fabricación digital. Durante el fin de semana del 5 y 6 de julio, cualquier persona que lo desee puede unirse a las conferencias, los talleres y las actividades que organizan los Fab Labs locales, con más de 50 talleres y zonas de exposición y demo, que incluyen decenas de impresoras 3D, cortadoras láser y un largo etcétera de artilugios con los que jugar y hacer DIY, o bricolage moderno. Atención a los siguientes talleres:

Flone: Alexandre Oliver, de Aeracoop, explicará todos los pasos para convertir un smartphone en un flying drone, un drone volador.
Foodini: En este taller gratuito, Javier Peña mostrará cómo imprimir comida con una impresora 3D.
SmartCitizen: Guillem Camprodón, de Fab Lab Barcelona, presentará este proyecto focalizado en la obtención, por medio de sensores de monitorización, de datos medioambientales a tiempo real.
Robotic Race Pequeños Ingenieros: Los niños son unos de los principales protagonistas del Festival, y es que son el futuro, y FAB10 quiere motivar futuros creadores de tecnología. En este taller se aprenderá programación software usando piezas de LEGO, para completar una serie de misiones (carreras, demolición de edificios, etc.)
Prótesis 3D: habrá también varios talleres de fabricación de prótesis por parte de e-NABLE, la red de voluntarios que diseña y fabrica  prótesis 3D gratuitas o low-cost para niños y adultos.

 

 

Simposio Fab City

El 7 de julio, expertos internacionales pondrán en común todas las novedades en fabricación digital aplicadas a la ciudad en el Simposio Fab City. El simposio se estructura en cuatro ponencias centradas en reflexionar sobre el rol de la tecnología, la política y las personas en el desarrollo de estrategias para generar ciudades productivas y autosuficientes.

Jeremy Rifkin impresión 3D

¿Será Barcelona, ciudad pionera en fabricación digital a nivel europeo, la primera Fab City del mundo? Debatirán sobre ello personalidades tan relevantes como Neil Gershenfeld, director del Center for Bits and Atoms del MIT y padre del Fab Lab; Massimo Banzi, cofundador de la plataforma Arduino; Jeremy Rifkin, arquitecto del Plan de la Unión Europea para la Tercera Revolución Industrial, y  Ellen MacArthur, de la Ellen MacArthur Foundation.

FAB10 Barcelona se completa con el reto World Fab Condenser, consistente en fabricar una casa basada en el tercer prototipo Condenser, en directo, a lo largo de la semana que dura el FAB10, con el Green Fab Lab de Valldaura y con los Global Fab Awards, un concurso de ideas que premiará los mejores proyectos en innovación digital.

Red Pública

Barcelona será la primera ciudad del mundo en tener una red pública de fab labs (centros de fabricación digital que usan impresoras 3D, cortadoras láser e internet para simplificar procesos industriales y promover la fabricación personal) si prospera el plan de la concejalía de Habitat Urbà que dirige Antoni Vives. La iniciativa, que lleva gestándose dos años, verá sus primeros frutos en otoño, con la inauguración oficial del primer centro, el Ateneu de Fabricació Les Corts.

La red pública de fab labs -que se suma a otros ya existentes privados-tendrá sus dos primeros centros en el Ateneu de Les Corts, ubicado en la antigua fábrica de mercería Benet Campabadal, y en el de Ciutat Meridiana durante este mandato municipal (que acaba el próximo mayo de 2015). La intención es establecer después uno en cada distrito, público o a través de acuerdos con empresas.

«Cuando se inauguren, lo que ahora es una iniciativa de I+D será una infraestructura de ciudad, como los centros cívicos, que algunos son públicos y otros de iniciativa privada. En Chicago, la fabricación digital ya es una industria. Y en Barcelona queremos que sea un servicio público orientado al emprendimiento social», afirma Manel Sanromà, director del Instituto Municipal de Informática, que lidera el proyecto.

Fab Lab impresión 3D

El objetivo de los fab labs municipales es que sirvan de germen para «descubrir el talento de la ciudad y que la gente vuelva a tomar el control de la tecnología», según define Eduard Martín, director de innovación del Instituto Municipal de Informática. La fórmula se ha adaptado bajo el nombre de «ateneo» para conectar la idea de fabricación con la de participación popular, «en el sentido de un centro surgido de abajo hacia arriba, del empuje de los movimientos», precisa Jordi Reynés, encargado del desarrollo de la red.

Aprendizaje

Los fab labs públicos serán básicamente centros de divulgación con módulos de formación para todas las edades y todo tipo de personas y entidades, pero no lugares donde ir a imprimir un proyecto o a hacer un trabajo. «Si quieres hacerte una estantería para tu casa, ya hay lugares privados que lo hacen. Nosotros queremos que la gente presente proyectos y aprenda cómo hacerlos, y que lo que obtenga lo revierta en la comunidad como voluntarios o en proyectos que aporten un beneficio social, como aportar código o conocimiento. Cómo resolver problemas concretos de la ciudad, por ejemplo», apunta Reynés.

Fab Lab impresión 3D

Para ello, están explicando a las entidades asociativas del barrio las bondades de la fabricación digital y se está intentando que se involucren en los llamados «retos de diseño»: detección de necesidades reales de la ciudad que pueden ser solucionadas mediante fabricación digital.

Otra propuesta es que los centros se organicen en torno a temáticas vinculadas a su ubicación. En el espacio de Ciutat Meridiana -que fue ocupado por vecinos que reclamaban utilizarlo como banco de alimentos- se ha pactado destinarlo a promover proyectos de ocupación en torno a la fabricación digital. Para ello se ha implicado a Barcelona Activa, que pondrá en marcha programas específicos. Y se ha conseguido un local para el banco de alimentos, explica Reynés.

Tras estos dos centros, el plan es crear nuevas sedes en equipamientos ya existentes y vincularlas a áreas de especialización, como las energías renovables en la Fàbrica del Sol de la Barceloneta, el diseño en el DHUB de las Glòries o la creación de nuevas empresas en el Fòrum Nord de Nou Barris, que acoge también el Cibernàrium. La idea es dar entrada también a centros privados con los que firmar colaboraciones del tipo «escuela concertada», según Reynés, «en un formato que todavía está por definir». Una propuesta es que sean equipamientos que puedan usarse unas horas al día con fines públicos y otras con fines privados.

Entre los candidatos figura el espacio de coworking Makers of Barcelona (MOB), que acoge el primer Fab Café de Europa, con el que las conversaciones están avanzadas. «Queremos ser proactivos y proponer cosas nosotros también como un reto para resolver las esquinas del Eixample con fabricación digital», explica Cecilia Tham, responsable del MOB.

Pioneros

Fuera quedaría el Fab Lab Barcelona, el pionero en la ciudad desde el 2007 y que depende del Institut d'Arquitectura Avançada de Catalunya (IAAC). El espacio es el que ha servido como punto de inspiración para la red municipal y el que han enseñado los responsables del ayuntamiento como muestra de lo que querían hacer. Es el único que por ahora forma parte de la red del Center for Bits and Atoms del Massachussets Institute of Technology (MIT), donde nacieron este tipo de espacios.

Etiquetado como: FAB 10, Fab Lab, Barcelona
Aplicación: Tecnología
País: España