Una paralítica anda gracias a la impresión 3D

Redacción
Martes, 04 Marzo 2014

Amanda Boxtel, una mujer con un estilo de vida deportivo, se tomó en 1992 un día libre para seguir un curso de esquí en Coney Glade, en el entorno de la conocida estación de esquí invernal de Aspen (Colorado, Estados Unidos). Lo que sucedió después cambió su vida para siempre. Se le cruzaron las puntas de los esquíes y comenzó a caer dando un salto mortal de espaldas. De inmediato comprendió las fatales consecuencias del accidente. Se había quedado paralizada de cintura para abajo y los médicos le dijeron que nunca más volvería a caminar.

La mayoría de las personas a las que un deporte les hubiera privado del uso de sus piernas probablemente lo evitarían durante el resto de su vida, pero no Amanda Boxtel. Sólo dos años después del accidente estaba esquiando de nuevo , y en 1995 cofundó 'Challenge Aspen' (Desafío Aspen), una organización que ayuda a los atletas adaptados al logro de sus objetivos deportivos.

exoesqueleto impreso en 3D

En 2002 esquió portando la antorcha olímpica con motivo de los Juegos de invierno de Salt Lake City.

En 2005, después de la entrega de 200 sillas de ruedas a los más pobres entre los pobres en Argentina, recibió una llamada telefónica del director general de la empresa Berkeley Bionics, Eytor Bender, el cual tenía una interesante propuesta que hacerle. La compañía estaba desarrollando un exoesqueleto biónico inteligente, que permitiría a los paralíticos levantarse y andar: el 'eLEGS'. Quería que Amanda fuera la primera en utilizarlo.

Cuando la gente la vio caminando de esa forma en un acto TEDx en 2010, se pusieron de pie y la aclamaron.

En 2010, Berkeley Bionics cambió su denominación por la de Ekso Bionics. Ekso ha ayudado a personas a dar un millón de pasosque no habrían sido posibles de otro modo. La I+D ha continuado, y un área clave ha sido cómo convertir el exoesqueleto en cada vez más confortable para el usuario.

Casi 22 años después del día del accidente de Amanda, Ekso ha demostrado que es posible ayudar a las personas con una tecnología como la impresión 3D. Y es que 3D Systems y Ekso unieron sus fuerzas con el fin de hacer aún más confortable el exoesqueleto híbrido, el cual ha sido exhibido por Amanda por las calles de Budapest durante un acto de la Singularity University.

exoesqueleto impreso en 3D

"Después de años de soñar con ello, estoy profundamente agradecida y emocionada de estar haciendo historia al caminar con el primer exoesqueleto fabricado específicamente para mí", declaró Amanda Boxtel.

Para obtener un ajuste perfecto para el cuerpo de Amanda, los diseñadores de 3D Systems usaron un escáner 3D para digitalizar los contornos de los muslos, las espinillas y la columna vertebral y crear una base tridimensional personalizada desde la que dar forma a los ensamblajes necesarios. Sofisticados impulsores y controladores mecánicos, creados y facilitados por Ekso Bionics fueron entonces integrados con los componentes más fluidos impresos en 3D a partir de los escaneos personalizados para crear el primer exoesqueleto a la medida.

exoesqueleto impreso en 3D

"Este proyecto representa el triunfo de la creatividad humana y de la tecnología, que han convergido  para restaurar mi auténtica funcionalidad en un diseño asombrosamente maravilloso, orgánico y 'fashion', ha dicho Boxtel.

"Yo creo que los diseños más bonitos y funcionales ya han sido patentados por la Naturaleza, e inspirados por el espíritu increíble de Amanda hemos sido capaces de aprovechar la belleza de la misma con la funcionalidad de la impresión en 3D y la libertad de creación para permitir que su cuerpo y su espíritu se disparen", dijo Avi Reichental, Presidente y CEO de la empresa 3DSystem.

 

 

 

Aplicación: Discapacidad