Entrevista a Charles Hull, inventor de la impresión 3D

Redacción
Martes, 18 Febrero 2014

La delegación de la cadena CNN en Frankfurt ha realizado una entrevista a Charles Hull, inventor de la impresión 3D, que por su interés reproducimos:

 

Llámalo Charlie, Charles, Chuck.... como quieras. Todo está bien con él.

Transmite una cálida sonrisa debajo de su bigote. La voz suave de este hombre de 74 años de edad no parece que sea la de un innovador pionero: el responsable de un gran avance que ahora está proporcionando un impulso al mundo de la fabricación.

Pero Chuck Hull ("en este entorno es habitualmente 'Chuck', dice, mientras se sienta con la CNN en Frankfurt, Alemania) es vicepresidente ejecutivo y director de Tecnología de 3DSystems, una empresa basada en su creación: la impresión 3D.

Entrevista a Charlie Hull impresión 3D

En 1983, Hull estaba trabajando para una pequeña empresa que hacía revestimientos para las mesas utilizando para ello luz ultravioleta. Cuando él sugirió una nueva forma de usar la tecnología de rayos ultravioleta (UV) para convertir rápidamente diseños realizados con ordenadores en prototipos de trabajo le dieron un pequeño laboratorio para que experimentara durante las tardes y los fines de semana.

Hull experimentó durante meses por su cuenta con un plástico y, eureka, entonces, una noche surgió algo...

CNN: Cuando empezó, ¿qué tipo de materiales estaba usando?

Hull: La clase de materiales se denomina fotopolímeros, que son normalmente de base acrílica y que serían líquidos hasta que son tratados con una luz ultravioleta. Entonces, inmediatamente se vuelven sólidos. Por lo tanto, usted tiene una tina con este líquido y un punto de luz ultravioleta y lo convierte en una sólida pieza de plástico.

-¿Y ése es el método básico?

-Esa es la metodología básica, que es la estereolitografía. Eso nunca ha cambiado.

-¿Quién fue la primera persona a la que se lo mostró?

-A mi esposa. Había hecho un buen trabajo y la llamé para que viniera. Ella salió en pijama. Le dije que bajara al laboratorio a verlo.

-¿Qué dijo?

-¡Más vale que sea bueno! (risas).

-Entonces, ¿cuándo vio el despegue de la impresión 3D?

-Bueno, realmente floreció sólo en los últimos años en el sentido de crecimiento muy rápido y de reconocimiento. Hay muchas cosas que contribuyeron a ello, pienso: una cantidad de aplicaciones médicas que atrapa la imaginación de la gente; y, desde luego, el movimiento 'maker', ya que gracias a las máquinas de bajo coste se ha conseguido que los aficionados se interesen en inventar y en fabricar mediante la impresión 3D.

Entrevista a charlie Hull impresión 3D

-¿Cómo se desarrolló el proceso hasta lo que es hoy?

-Uno de los cambios más significativos es la precisión básica que se puede lograr, porque en el proceso de transformación de un líquido a un sólido tienden a encogerse y se pueden distorsionar. Así que a medida que se crean estas piezas en 3D se puede incurrir en algunas inexactitudes y deformaciones. Pero esa química se ha mejorado de forma espectacular, por lo que casi no hay distorsión ahora. También las propiedades físicas: inicialmente los materiales son muy frágiles y se rompían fácilmente. Hoy en día se obtienen muy buenos materiales de plástico resistente.

-Oigo la palabra 'democratización' referida a la impresión 3D. ¿Eso es importante para usted?

-La premisa de esta tecnología ha sido la de fomentar la creatividad y el cambio en el diseño y fabricación de productos, y así sucesivamente. A nivel individual creo que hay una especie de gran necesidad reprimida: estamos en la era de los ordenadores y todo está en una pantalla y de forma remota, por lo que hemos perdido el tipo de resultado tangible. Esto es un medio para convertir en realidad y de forma directa algo existente en el ordenador.

Entrevista a Charlie Hull impresión 3D

-¿Imaginó todo ésto?

-(Risas) No al nivel del consumidor. Siempre estuve pensando en clave de los ingenieros de diseño, en términos de sus caros ordenadores CAD y así sucesivamente.

-¿Qué piensa sobre el valor de la industria ahora?

-Creo que, bueno, en términos de bienes y servicios totales es de cerca de 3.000 millones de dólares anualmente y que crece a un ritmo rápido.

-¿Hay límites a lo que se pueda hacer con la impresión 3D?

-Hay límites para todo. Por tanto, el tipo de límites tradicionales en la impresión 3D han sido las propiedades del material, la velocidad haciendo millones de cosas. Pero en todas las empresas competitivas se acaba traspasando constantemente los límites, por lo que si hacemos una proyección hacia el futuro parece que esos límites se van a superar dentro de un par de años.

-¿Qué le ha sorprendido más?

-A mí, algunas de las aplicaciones médicas. No lo esperaba y tan pronto como empecé a trabajar con algunas personas de perfil médico quedó bastante claro que éso iba a funcionar. Pero, ya sabes, ellos no me lo dijeron a mí y no al revés.

-¿Qué dice su esposa?

-(Risas). Ella está, probablemente, más entusiasmada que yo, así que está muy emocionada por todo este campo.

-Usted hizo este descubrimiento hace 30 años. ¿Cómo se ha sentido a lo largo de este tiempo?  Quiero decir que ha explotado, ¿no?.

-Bueno, ya sabéis que soy lo suficientemente viejo como para haberme retirado hace mucho tiempo, pero es tan interesante que no lo hago. Es realmente un viaje muy interesante.

 

http://edition.cnn.com/2014/02/13/tech/innovation/the-night-i-invented-3d-printing-chuck-hall/#

 

 

 

 

 

 

 

 

Etiquetado como: Charlie Hull, Charles Hull
Aplicación: Tecnología