Material resistente como el acero y menos denso que el agua gracias a la impresión 3D

Redacción
Viernes, 07 Febrero 2014

Un equipo de científicos de la Universidad de Karlsruhe (Alemania) dirigido por Jens Bauer ha desarrollado a través de la tecnología láser y de impresoras 3D (Nanoscribe 3D) un nuevo material que tiene una resistencia similar al acero y una densidad menor que el agua.

   "La ciencia de materiales sirve para crear nuevas estructuras y sistemas con innovadoras propiedades que ayuden a superar los retos tecnológicos del futuro. En ese sentido, la tecnología láser y la impresión 3D son dos herramientas básicas para probar la fabricación de nuevos materiales", apuntan los autores del trabajo, que ha sido publicado en PNAS.

La razón es tan interesante, es que los materiales que son menos densos que el agua - como la madera y hueso - son porosas, pero en general son menos fuertes que los materiales más densos.

Estudios teóricos y modelos matemáticos han demostrado que es posible encontrar un mejor equilibrio entre la fuerza y ​​densidad, con los patrones de la escala de un cabello humano. Pero en realidad la construcción de ellos parecía imposible.

Pero gracias al uso de las impresoras Nanoscribe 3D, el equipo alemán fue capaz de hacer un nuevo material que es a la vez poroso y muy fuerte, basado en la investigación.

   Para lograr este peculiar material, los investigadores se fijaron microscópicamente en los huesos humanos, cuya porosidad permite que, a pesar de ser sólidos, puedan pesar menos que este líquido. Una vez que dieron con la 'clave' sólo tuvieron que ir dibujando la estructura mediante tecnología láser y eliminando el exceso de polímeros mediante lavados. A la estructura se acopló una lámina de óxido de aluminio como recubrimiento.

Material acero impresión 3D

   En el artículo, los autores señalan que las pruebas de resistencia realizadas demostraron que la fortaleza de la capa de aluminio aumentaba a medida que disminuía el grosor del propio recubrimiento.

   Pero estos avances tienen también sus contras. En este caso, los propios científicos alemanes han concluido que el innovador proceso de fabricación resulta demasiado costoso en la actualidad y que, de momento, no sería rentable producirlo para distribuirlo comercialmente.

Etiquetado como: Acero, hueso, medicina, salud, Karlsruhe