Un iglú de sal impreso en 3D

Redacción
Sábado, 18 Enero 2014

El '3D Printer World Expo', que se celebrará en Burbank (Estados Unidos) del 31 de enero al 1 de febrero de 2014 exhibirá 'Saltygloo', un experimento fascinante a gran escala demostrativo de la fabricación aditiva de peso liviano, ya que se construye con 336 paneles impresos en 3D con sal cosechada en la Bahía de San Francisco y cuya forma se inspira en los iglús de los esquimales. En el entorno de la Bahía de San Francisco el poder del sol y del viento producen 500.000 toneladas de sal cada año.

La cosecha de sal se extrae de estanques de cristalización de 109 años de antigüedad, sitos en Reedwod City. Estos estanques son el destino final de un proceso de producción que dura cinco años y que implica ir moviendo el agua de la bahía a través de un circuito de lagunas de evaporación. 

En estos estanques se completa la evaporación del agua, altamente salina, y el resultado final es una capa de 8 a 12 pulgadas de espesor de sal cristalizada sólida, que se recolecta a continuación para uso industrial.

A partir de esta materia prima surge un nuevo tipo de arquitectura, mediante el diseño asistido por ordenador y las impresoras 3D. El 'Saltygloo' está construido con una combinación de sal y la 'cola de San Francisco', un 'pegamento' salado, el cual se convierte en un material ideal para la impresión tridimensional, porque es fuerte, resistente al agua, de peso liviano, translúcido y de bajo coste.

Cada uno de los 336 paneles translúcidos impresos en 3D usando este material único recuerda la forma cristalina de la sal, se rota y se agrega a otros para crear la estructura, donde todas las piezas son únicas.

Las formas del 'Saltygloo' se extraen no sólo de los iglús de los esquimales, sino también de las figuras y formas de las herramientas y equipos hallados en antiguos procesos de hervido de salmuera.

Los panes están conectados entre sí para formar una estrutura rígida que está reforzada por varillas de aluminio livianas flexionadas en tensión, lo que permite que la estructura sea extremadamente ligera y capaz de ser transportada y montada en pocas horas.

Las cualidades translúcidas del material, un subproducto de fácil fabricación, y las propiedades naturales de la sal permiten que la luz penetre en el espacio y resalte el montaje y la estructura, al tiempo que se revelan las cualidades únicas de uno de los minerales más esenciales de la humanidad.

El equipo que ha diseñado el 'Saltygloo' ha estado compuesto por Ronald Rael, Virginia San Fratello y Seong Koo Lee.