La impresión 3D como remedio para enfermedades raras

Redacción
Lunes, 20 Enero 2014

Hannah es una niña de 4 años que sufre de una rara enfermedad llamada artrogriposis múltiple congénita, también conocida como  síndrome de inmovilidad fetal. En concreto, esto se traduce en que Hannah sufre defectos en las extremidades superiores e incapacidad para mover los brazos plenamente.  Esta enfermedad se produjo antes del nacimiento de Hannah mientras que su madre, Jennifer Mohn, se preparó para lo peor en el quinto mes de embarazo.

Después de 4 años difíciles, Hannah ha recuperado la movilidad a través de un exo-esqueleto impreso en 3D, más conocido bajo el nombre de WREX (Wilmington Robotic Exoesqueleto) y desarrollada por Tariq Rahman, un investigador estadounidense de El Hospital de Niños Nemours / Alfred I. DuPont , radicado en Delaware, EE.UU.

Hannah es ahora capaz de sostener juguetes y de realizar movimientos básicos como comer o  abrazar a sus padres.

El bastidor está construido a medida a partir de piezas de plástico y un conjunto de piezas elásticas aseguran la movilidad. El exo-esqueleto completo puede ser construido en una noche usando una impresora 3D.  En 2012, el primer WREX  nació para hacer la vida un poco más facil a una niña llamada Emma. Desde entonces, una docena de niños se han beneficiado de esta tecnología y de una vida mejor, incluyendo a Hannah.

"Sin la impresora 3D, no habríamos sido capaces de ofrecer este tipo de comodidad a estos niños", dice Tariq Rahman, en el origen del proyecto. La madre de Hannah afirma que "es un sentimiento verdaderamente increíble verla capaz de mover sus brazos y agarrar objetos. "

La historia de Hannah puede seguirse en el siguiente blog:

http://hannahfaithmohn.com/

 

 

 

Aplicación: Medicina