Joyas mediante impresión 3D

Redacción
Jueves, 26 Diciembre 2013

La joyería de Nueva York American Pearl está utilizando la impresión 3-D para que los clientes creen sus propias piezas finamente diseñadas en oro, plata y platino, de forma rápida y más barata que con el proceso de fabricación tradicional y sin tener que poner un pie en la tienda.

El cliente puede encargar un anillo de compromiso de Navidad cómodamente en pijama y desde su ordenador.

"Lo que nos gusta de la impresión 3-D es que los consumidores se ahorran mucho dinero y mucho tiempo gracias a la impresión en 3D," ha declarado Eddie Bakhash, consejero delegado e hijo del fundador de American Pearl, que ha tenido una tienda en el Distrito del Diamante de Nueva York desde 1950. El calificó a esta tecnología como muy disruptiva para la industria joyera de Estados Unidos, que factura 85.000 millones de dólares.

Bakhash ha creado un componente importante y necesario para que la impresión 3-D sea accesible para los consumidores en general: Ha puesto el poder de la creación en las manos del comprador. En estos momentos, se trabaja a partir de diseños existentes de la propia American Pearl (aunque cualquiera puede  acercarse a Bakhash con sus propios diseños, también) para elegir el tamaño y el tipo de la piedra preciosa, el tipo de metal y el color y la forma y los accesorios de la pieza, como un pendiente o un broche.

American Pearl utiliza una impresora 3-D Solidscape T76 para crear un modelo de cera de la pieza; este modelo se utiliza para crear una escultura termoplástica de la pieza, seguido de un molde hecho de látex, caucho o silicona, en el que se vierte oro para diseñar la pieza final.

La compañía tiene previsto crear diseños más complejos utilizando sinterización 3-D el próximo año. En este proceso, la empresa va desde el archivo digital directamente al metal de oro con la fabricación aditiva: El polvo del metal precioso es golpeado por un láser de alta potencia, lo que hace que el metal se caliente, se funda y se vaya agregando capa por capa. El proceso se repite hasta que la pieza completa se termina.

Este enfoque permite a American Pearl ofrecer una amplia gama de joyas para todos los presupuestos. Bakhash no ha especificado todas las variaciones que ofrece, pero aventuró una conjetura de que el número podría ser millonario. Su compañía comenzó a ofrecer la plataforma con algunos productos, en noviembre de 2013. Hoy en día la gran mayoría de sus joyas se imprimen en 3D. El cliente  puede encontrar algo barato, o ir a lo grande si está dispuesto a gastarse cifras de seis dígitos en un diamante de ocho quilates. 

"Nosotros nunca supimos cuánto consumidores querían cambiar los productos que compraban hasta que les ofrecimos la opción," declaró Bakhash a FoxNews.com.

 

 

Etiquetado como: joyas, joyería, American Pearl