Gigantesco cubo de Rubik gracias a la impresión 3D

Redacción
Viernes, 13 Diciembre 2013

El artista español Javier Lloret ha creado en Linz (Austria) un gigantesco cubo virtual de Rubik dentro del proyecto denominado 'Puzzle Facade' y en el que ha utilizado tecnología de impresión 3D para diseñar e imprimir la interfaz del mismo. El cubo contiene componentes electrónicos, los cuales permiten realizar un seguimiento de su orientación y de las rotaciones de cada cara. Los datos se envían por Bluetooth a un equipo que ejecuta el software del 'Puzzle Facade', que cambia las luces y los colores del edificio al que envuelve, el Centro Ars Electrónica, basándose en el movimiento de la interfaz impresa en 3D.

Debido a la naturaleza del edificio y a su entorno, el jugador sólo puede ver dos caras del cubo al mismo tiempo. Este factor incrementa la dificultad de resolver el puzzle, pero como el jugador está habilitado para rotar y voltear la interfaz del cubo, ello no supone un factor de bloqueo.

Este proyecto es parte de la tesis de Javier Lloret en la Universidad para el Arte y el Diseño Industrial de Linz y es un excelente ejemplo de las diversas aplicaciones de la impresión 3D. En el sector de las Bellas Artes, otra proyectada iluminación a gran escala será el 'Imposibles Light' con la que se pretende alumbrar el puente de la Bahía de San Francisco y que podría beneficiarse de similar tecnología tridimensional. La idea de usar objetos a medida impresos en 3D para interactuar con los entornos parece, pues, tener un gran potencial en aplicaciones industriales de este tipo.