Confiesa la impresión en 3D de un rifle de asalto AR-15

Redacción
Martes, 10 Diciembre 2013

Gilman Louie es socio de Alsop Louie Partners, una firma de capital de riesgo en fase inicial en San Francisco. También  presidente de la Federación de Científicos Americanos y  recientemente formó parte de la Comisión Nacional para la Revisión de los Programas de Investigación y Desarrollo de la Comunidad de Inteligencia de EE.UU. y presidió la comisión de Previsión de Tecnologías disruptivas para las Academias Nacionales de Estados Unidos. Consejero delegado y fundador de In-Q-Tel, creada en 1999 para facilitar el acceso a las nuevas tecnologías para la CIA. Y fundador de Spectrum HoloByte, desarrollador y editor de videojuegos de éxito como Falcon F-16 y el Tetris. En el Business Insider Australia ha publicado un artículo, que reproducimos por su interés, sobre cómo imprimió en 3D un rifle de asalto AR-15 y las reflexiones que hizo a partir de ese logro, que debe incardinarse en el debate existente en Estados Unidos sobre la continuación de la prohibición de crear armas no detectables por los sistemas existentes actualmente en los aeropuertos y dependencias oficiales.

 

Filadelfia se convirtió en la primera ciudad en los Estados Unidos en aprobar una prohibición de las armas de fuego creadas con impresoras 3D.

Algunos críticos consideran que la decisión era prematura, dado el estado de la tecnología de impresión 3D. Otros creen que esta medida preventiva ayudará a que la ciudad lidere la lucha contra los criminales creativos.

Muchos legisladores se preguntan cuán real es la amenaza y si es realista restringir la impresión de armas en 3D.

La impresión en 3D al nivel de los consumidores ha sido recientemente habilitada como una actividad viable con la llegada de impresoras cuyos precios oscilan entre $ US300-4000 dólares fabricadas por empresas como Makerbot, Cubify, FlashForge, Máquinas TypeA y Solidoodle.

Pero la actual generación de máquinas aún no son fiables ni fáciles de usar y tienen muy poco apoyo de sistemas integrados de computadoras y software. Todavía se considera una actividad de pasatiempo, tanto como eran los ordenadores personales en 1978, cuando Apple, Commodore y Radio Shack introdujeron los primeros ordenadores de consumo.

Un debate se está librando en la industria sobre la forma en que los consumidores usarán sus propias impresoras en el seno de la sociedad. Algunos descartan la idea como una moda pasajera. Otros, que imprimirán baratijas de usar y tirar ¿De qué sirven estos dispositivos de consumo?

Casi nadie discrepa en que el uso comercial e industrial de las impresoras 3D cambiará para siempre los sistemas de fabricación y dará lugar a una revolución notable en las costumbres e incluso en la fabricación de alto volumen.

La piedra de toque para el debate sobre el uso que harán los consumidores de las impresoras 3D es la idea de que un individuo puede imprimir un arma funcional en la intimidad de su hogar y usarla posteriormente escapando al escrutinio de la Policía.

Sería fácil perderse en el marco intrincado de las regulaciones federales y estatales que abarcan la fabricación, distribución, venta y uso de armas de fuego, ya que el marco legal es increíblemente complejo. Por ejemplo, una ley aprobada por el Congreso (de EE UU) que prohíbe la impresión de las armas de fuego de plástico indetectables acaba de ser prorrogada.

Hay informes regulares sobre las personas que utilizan las impresoras 3D de calidad profesional para imprimir piezas de plástico para producir armas pequeñas. Recientemente, una compañía, Solid Concepts, ha utilizado una impresora 3D que puede imprimir metales para reproducir una copia de un arma militar de 1911, una pistola semiautomática de calibre 45, que disparó con éxito 50 veces.

Defence Distributed, un editor digital sin fines de lucro y la empresa de 3D R&D, han desarrollado un arma totalmente de plástico basada en un diseño de la Segunda Guerra Mundial y denominada 'Libertador'.

La pregunta es, entonces, cómo de difícil sería construir un rifle semiautomático legal, no registrado, y fiable utilizando componentes ampliamente disponibles, software, herramientas, materiales, diseños y las impresoras 3D. He decidido poner esa pregunta a prueba mediante la construcción de un rifle sobre la base de la popular  plataforma  AR-15, una versión semiautomática del fusil automático utilizado por el ejército y llamado M4.

Durante un reciente fin de semana, imprimí la parte clave (llamada el receptor inferior, que se muestra en color azul en la foto) de un rifle AR-15  semi-automático en una impresora 3D de consumo fabricada por Makerbot.

Al siguiente fin de semana, tomé el arma de fuego ya ensamblada y logré disparar más de 50 balas a un blanco desde 50 pies de distancia.

Tengo licencia y me he entrenado en el manejo de armas de pequeño calibre, pero fui capaz de imprimir esta pieza sin pedir permiso ni quebrantar  ninguna ley federal o estatal en California (debe tenerse en cuenta que las leyes sobre las armas de fuego varían de estado a estado y de ciudad a  ciudad).

¡Problemas en el futuro! No hemos sido capaces de controlar eficazmente la distribución y el uso de armas de fuego en nuestra sociedad como para hacerlo con las nuestras propias. 

Ni siquiera hemos sido capaces de ponernos de acuerdo sobre si deberíamos siquiera intentarlo, dada la Segunda Enmienda de la Constitución de EE UU:  "Derecho a portar armas."

Pero ahora  las impresoras 3D se están vendiendo a las personas, que están experimentando con la construcción de todo tipo de objetos. La controversia más simple sobre los objetos impresos en 3D versa sobre las armas de fuego. El desarrollo continuo de la tecnología de impresión 3D socavará cualquier noción de regulación de armas de fuego, y el control de su distribución, como se ha hecho en el pasado, dará lugar a una notable re-evaluación de nuestras políticas en materia de derechos de armas y el control de armas.

Arma Stripped 3d inferior impresa
 Un 80% de la parte inferior en aluminio.

El obstáculo más difícil de superar en este ejercicio era el de a ser capaz de construir un arma de fuego conforme a la ley.

La ley federal permite a particulares la fabricación de un arma de fuego no registrada para uso personal, siempre y cuando el usuario comience por la parte regulada que es menos de 80% de avance. En un AR-15, la única parte regulada se llama el receptor inferior (la parte que conecta el gatillo con el cargador del tambor, de cabo a rabo en una sola unidad).

El receptor inferior es sólo la carcasa desnuda, sin  ninguno de los otros componentes del fusil. Suele estar hecho de aluminio como el de los aviones y sirve para alojar el conjunto del gatillo y el percutor. La parte superior contiene el perno, el mecanismo para el disparo y el cañón.

En California, se debe utilizar un diseño que ya haya sido aprobado por el estado para evitar contravenir las leyes de armas. California también requiere el uso de balas-botón por lo que se requiere una herramienta para extraerlas.

Por ley federal, el arma de fuego ensamblada también debe ser detectable por detectores de metales (hasta el 09 de diciembre de 2013, norma que se proyecta prorrogar).

Hay un conjunto de otras normas y leyes que controlan diferentes aspectos de cómo se diseña el arma.

Empecé por la compra de un libro sobre cómo construir su propio AR-15. El libro que compré tiene por objeto ayudar a entusiastas de las armas a ensamblar un AR-15 a partir de piezas, pero no para imprimirlas.

Tuve la oportunidad de pedir por Internet el libro y todas las piezas para el ensamblaje.

Anticipé que quería usar un calibre pequeño para asegurarme de que el rifle dispararía de forma fiable y no se rompería debido al retroceso de un arma de alta presión.

Yo fui capaz de ordenar 'online' un AR-15  con la parte superior completa (en su mayoría del cañón) del calibre 22. 

Encontré y compré online  herramientas de software  ampliamente disponibles: software de CAD en 3D que se necesita para diseñar, modificar y ver los objetos en 3D, así como el software que convierte archivos de objetos 3D en archivos de impresión en 3D.

La única parte que necesitaba imprimir era una versión reducida del receptor inferior.

Todos los demás componentes del rifle se pueden comprar fácilmente y legalmente en Amazon, eBay o sitios de aficionados a las armas. Sólo buscando con Google me encontré con un montón de archivos de CAD en 3D para la parte inferior del rifle, así como planos detallados del AR-15.

El Departamento de Estado, citando el Reglamento Internacional de Tráfico de Armas (ITAR), restringe la publicación de archivos 3D diseñados para el uso expreso en la fabricación de armas. Para evitar el uso de un archivo restringido, he descargado un modelo 3D genérico, utilicé los planos para obtener las medidas exactas, y el software CAD 3D para limpiar el modelo y tenerlo listo para la impresión 3D (Estoy capacitado y entrenado en el uso de software de CAD en 3D, así que tengo una ventaja sobre el resto de los consumidores en general.)

Me llevó menos de 30 minutos convertir el archivo de objeto 3D genérico en un archivo de impresora 3D.

Pistola 3d MeshLab impresa
MeshLab,software 3D de código abierto usado para el procesamiento y edición de objetos 3D.

Yo había comprado previamente una impresora 3D llamada Makerbot replicador 2 en Amazon.com, así como un carrete de ácido poliláctico azul (PLA) de plástico bio que el la impresora Replicator 2 utiliza para crear sus impresiones en 3D.

He estado usando la impresora MakerBot durante un par de meses, aprendiendo cómo usarla y qué cuestiones afectaban a la calidad de la impresión, por lo que un nuevo usuario tardaría más tiempo en obtener el mismo resultado.

Imprimí la parrte inferior del rifle en poco más de 12 horas.

Arma replicador makerbot 2 3d impresa
MakerBot Replicador 2 con la impresión completa de la parte inferior del  AR-15 .

Limpié la impresión utilizando un taladro eléctrico, una herramienta rotatoria de la marca  Dremel y una pequeña cantidad de Plasticweld para corregir algunas imperfecciones en el proceso de impresión.

Disminuye 3d impreso arma
La parte inferior impresa en 3D (en azul) en comparación con el 80% de la parte habitual de aluminio del  AR-15  (en negro).

Para girar la parte básica inferior y obtener un completo ensamblaje de un AR-15 es necesario adquirir los siguientes elementos: un kit de piezas para la parte inferior del AR-15, para la culata y para  balas-botón (por las normas de California).

Usando un kit de taladro, destornillador y tornillo de banco, seguí las instrucciones proporcionadas en la guía para montar la parte inferior funcional completa en menos de una hora. Aparte de las balas, todas las piezas y herramientas necesarias para montar un rifle mediante una impresora 3D pueden ser adquiridas en Amazon.

3d impreso arma
La parte inferior del rifle completada y un manual sobre cómo construir su propio rifle AR-15.

Una vez que se completó la parte inferior, la uní a la parte superior con dos broches y añadí un punto de mira. Ahora tenía un rifle utilizable y legal listo para la prueba.

En un campo de tiro local,  cargué el cargador con munición del calibre 22 que compré allí mismo. He insertado un cargador en el rifle y apreté el gatillo. . . nada.

Tuve que experimentar, pero cuando cambié el cargador, el arma funcionó. Disparé durante diez rondas.

A 50 metros, utilizando un visor de punto rojo, era fácil acertar con los disparos en un cuadrante alrededor del centro de la diana.

Disparé otras 50 veces desde un rango más bajo. Resultados de la prueba: El rifle es fiable, preciso y no sufrió grietas ni fallos mecánicos.

Arma blanco 3d fuego de prueba impresa
Resultados de la prueba de fuego.

La comunidad de la impresión 3D en línea tiene una tradición de modificar los diseños de forma interactiva. Los usuarios publican 'online' cómo van progresando en sus trabajos. Otros usuarios imprimen y modifican los diseños originales, y vuelven a publicar el diseño mejorado. Diseños de alta demanda son replicados  rápidamente por la comunidad de usuarios con un efecto viral.

Si yo no hibiera estado  preocupado por no quebrantar la ley, podría haberme descargado un diseño modificado para un AR-15 que habría disparado de forma aún más fiable que las parte inferior del rifle que imprimí con una impresora 3D.

Estos diseños modificados se han utilizado para disparar hasta 80 veces antes de que se produjera un fallo.

Recuerden: yo elegí un menor calibre (.22 LR) para aumentar la fiabilidad y para que fuera más compatible con las leyes de otros estados. Podría haber elegido fácilmente un 0,223 o 5,56 superior (aunque podría haber generado suficiente retroceso para romper el plástico inferior), ¡ pero yo no estaba interesado en poner mi seguridad personal en riesgo por hacer un blanco!

El control sobre las armas impresas en 3D y las piezas de  pistolas se está convirtiendo en un tema muy debatido entre los grupos de control de armas y de quienes defienden el derecho a la posesión de armas de fuego. Aunque existen normas locales para las armas de fuego, las imprimibles en 3D convertirán en ineficaces las disposiciones del actual Tratado de Armas de la ONU. Las políticas se están debatiendo en todos los niveles de gobierno: estatales y locales, federales e internacionales.

Independientemente del resultado del debate, mi experimento demuestra que este genio particular ya está fuera de la botella. Al igual que con todas las cosas digitales, ahora es imposible detener el intercambio y el uso de contenidos digitales, incluso si el intercambio es ilegal.

Es cierto, con la música, es cierto, con películas, y es cierto, con la impresión en 3D.

La posibilidad de imprimir los metales, orgánicos conductores y tejido biológico ya se ha demostrado y los costos están bajando rápidamente. Casi cualquier cosa que pueda ser pulverizada o licuada se puede imprimir.

Mientras que las impresoras 3D de los consumidores se basan en los procesos a base de plásticos, hay varias tecnologías  que tienen ventajas significativas. Los costos de estas tecnologías también están cayendo rápidamente.

Creo que la impresión 3D seguirá una curva de rendimiento similar a la Ley de Moore, la cual fue formulada por el co-fundador de Intel, Gordon Moore. Predijo hace cinco décadas sobre los  semiconductores que  el rendimiento se duplicaría cada dos años.

No es difícil imaginar cómo de disruptiva será esta tecnología de la impresión 3D una vez que cualquiera pueda imprimir metales, productos biológicos, productos orgánicos, productos químicos y otros materiales exóticos usando impresoras de bajo costo.

Si puede imprimir las armas pequeñas, es posible que pueda imprimir los IED (artefactos explosivos improvisados) u otros DIY (Do It Yourself) de armas, incluso aunque haya prohibiciones de  montar  todo lo que sea a mano.

Arma Apple II replicador 2 3d impresa
Un equipo de Apple II (1977) y un replicador de MakerBot 2 (2013).

A menudo me preguntan cómo de madura es el estado actual de la impresión 3D. La comparación más cercana que tengo es que estamos en un punto similar al que las computadoras personales en 1977.

El replicador de MakerBot 2 es el equivalente al ordenador Apple II. El Apple II tenía una capacidad limitada y fue ampliamente rechazado por muchos expertos, como si fuera un juguete.

A finales de 1977, 50.000 microcomputadoras habían sido vendidas a los consumidores. En 2013, 50.000 impresoras 3D se venden a los consumidores.

Ahora el ordenador personal es una parte de una historia que ha llevado directamente a las tabletas y los teléfonos inteligentes y computadoras portátiles para miles de millones de consumidores.

Estamos en los albores de una nueva revolución que será tan profunda y perturbadora como la revolución de la computación personal.

Y he aquí un vídeo relacionado:

 

 

 

Etiquetado como: armas, rifle, pistola, armamento