General Electric recurrirá a la impresión 3D para piezas de aviación

Redacción
Viernes, 13 Diciembre 2013

General Electric ( GE ), en la búsqueda de maneras de construir más de 85.000 inyectores de combustible para sus nuevos motores a reacción Leap, está haciendo una gran inversión en la impresión 3D, según informa Bloomberg. Por lo general, las boquillas se ensamblan a partir de 20 partes diferentes. También conocida como la fabricación aditiva, la impresión 3D puede crear las unidades en una sola pieza de metal, a través de una estratificación sucesiva de materiales. El proceso es más eficiente y se puede utilizar para crear diseños que no se pueden hacer utilizando técnicas tradicionales, dice GE. 

El producto terminado es más fuerte y más ligero que los obtenidos en la línea de montaje y puede soportar las temperaturas extremas (hasta 2.400 grados Farenheit) dentro de un motor. Sólo hay un problema: las impresoras 3D industriales de hoy en día no tienen suficiente capacidad para manejar las necesidades de producción de GE, que requiere más rápidez y  la producción de mayor calidad a un menor costo.

"Con la tecnología actual, se necesitarían demasiadas máquinas", como entre 60 y 70, para realizar eficientemente las boquillas, dice Greg Morris, jefe de desarrollo de negocios para la fabricación aditiva en GE Aviation. Morris se unió a la compañía aeroespacial el año pasado, tras la adquisición por parte de GE de su empresa en 3D, Morris Technologies. "Podemos empezar con la actual generación de la tecnología, pero dentro de dos o tres años vamos a tener que incorporar la siguiente generación para cumplir con nuestros objetivos de costes," afirma. Así GE está a la espera del desarrollo de nuevas impresoras con tres a cuatro veces más  capacidad.

Como parte de una inversión de $ 3.5 mil millones en su cadena de suministro aeroespacial, GE dice que va a gastar decenas de millones de dólares para invertir en nuevas tecnologías y, en los próximos cinco años va a triplicar el tamaño de su staff de 70 personas dedicadas a la impresión 3D y cuadruplicar su factoría (las 85.000 boquillas son para los pedidos de motores, que entrarán plena producción a finales de 2015.)

A medida que la tecnología ha avanzado, la impresión 3D ha evolucionado. En la actualidad, Boeing ( BA )utiliza el proceso para hacer conductos de plástico de aire acondicionado para su Dreamliner jet 787, y Nike ( NKE ) tiene unos botines de fútbol realizados en impresoras 3D. "La inversión [de GE] cambia todo, y no tiene precedentes", dice Terry Wohlers, presidente de la empresa de consultoría de impresión 3D Wohlers Associates. El informe anual de la compañía de seguimiento de la tecnología 3D estima que esta industria está a punto de casi triplicarse, hasta facturar  cerca de $ 6 mil millones para el año 2017.

Las ventas de las impresoras 3D y servicios relacionados aumentaron un 29 por ciento en 2012, hasta US $ 2,2 mil millones, de acuerdo con Wohlers. Están en camino de seguir subiendo como lo ha hecho GE, Siemens ( SI ) , y Rolls-Royce ( RR /: LN ) que entre otros invierten en sistemas de calidad industrial, capaces de producir piezas metálicas. Sólo la demanda de la industria aeroespacial está impulsando un crecimiento enorme, según un informe de  Credit Suisse Group ( CS )  del  17 de septiembre de 2013.

Vídeo sobre la evolución de la aviación y la fabricación de sus componentes: