Piezas 3D para motores a reacción de Rolls-Royce

Redacción
Viernes, 15 Noviembre 2013

Rolls-Royce planea usar la tecnología de impresión tridimensional para producir componentes para sus motores a reacción, como medio de acelerar la fabricación y la consecución de piezas más ligeras; y en sólo unos pocos años, para obtener las piezas que entren en servicio.

Henner Wapenhans, director de estrategia tecnológica de la compañía, ha declarado al Financial Times que la impresión 3D permitirá a Rolls-Royce crear mejores y más ligeras estructuras y recortar los plazos de entrega: “La impresión 3D abre nuevas posibilidades –afirmó-, nuevos espacios de diseño. Gracias a la impresión tridimensional no estás constreñido por tener que disponer de una herramienta para crear una forma. Puedes crear la que desees”.

Wapenhans añadió que la tecnología tridimensional podría ser utilizada para reducir el peso de partes tales como los soportes: “Hay estudios que demuestran que uno puede crear estructuras más ligeras, ya que puedes imitar algo que hace la naturaleza y cómo se construyen los huesos por arriba; no son material sólido. Y las cosas tan simples como los soportes se pueden hacer más livianos”.

General Electric dijo recientemente que proyecta construir más de 85.000 inyectores de combustible para su motor a reacción usando la impresión 3D para crear las unidades de una sola pieza. Los componentes creados mediante fusión directa del metal por láser se muestran más resistentes y ligeros que con el mecanizado convencional, dijo la compañía norteamericana. El año pasado, General Electric Aviation adquirió en Cincinnati dos empresas especializadas en fabricación aditiva.

 Henner Wapenhans, director de estrategia tecnológica de Rolls-Royce, añadió que los componentes podrían fabricarse de forma mucho más rápida, reduciendo los plazos de entrega y también con la ventaja del inventario, ya que no hay necesidad de almacenar piezas. En este sentido añadió: “Una de las grandes ventajas en el mundo aeroespacial es que algunas de estas piezas que hacemos tienen plazos de entrega muy lejanos, por el proceso de mecanizado que hay que efectuar, y ello lleva potencialmente 18 meses ejecutar la primera parte después de lograr un pedido, frente a la impresión 3D, que podría hacerse con bastante rapidez. Incluso si la impresión tridimensional , si tarda una semana, sigue siendo muchísimo más rápido”.

Credit Suisse calcula un incremento anual del 30% para la impresión tridimensional en el sector aeroespacial. La  rival de Rolls-Royce, United Technologies Corps, que fabrica los motores a reacción Pratt&Whitney, está usando la impresión 3D para fabricar hojas y palas para el interior de los compresores dentro de los reactores y también abrió en el mes de abril un centro de investigación sobre fabricación aditiva en la Universidad de Connecticut. Por su parte, la división aeroespacial de Honeywell usa la 3D para construir intercambiadores de calor y soportes metálicos.

Las ventas de impresoras 3D y servicios relacionados ascendieron a $ 2.2 mil millones el año pasado, y se estima que aumentará a cerca de $ 6 mil millones al año en 2017, según un informe de la consultora Wohlers Associates.