Robokeg, un dispensador 3D de cerveza

Redacción
Sábado, 21 Septiembre 2013

Un equipo de jóvenes neoyorquinos compuesto por Chris Jeane, David Kay, Ed Paulosky y Peter Verrillo y que se califican a sí mismos como “los hackers perezosos”, ha diseñado un dispensador de cerveza automático impreso en 3D,  al que han denominado Robokeg y que funciona mediante el escaneo de un chip situado en las pulseras de los clientes.

Al igual que en muchos bares y discotecas se utilizan unas pulseras para discernir quién tiene edad para poder comprar alcohol, un pequeño chip con tecnología NFC (Near Field Communications) se inserta en una pulsera que puede automatizar la compra y el escanciado de cerveza.

Robokeg escanea el chip y dispensa la cantidad exacta de líquido. La factura se envía a través del chip de la pulsera al teléfono móvil, por lo que su importe se puede abonar más tarde y no hay necesidad siquiera de llevar un teléfono cerca. El dispensador automático de cerveza también cuenta con una función de “sugerencia” del producto según la temporada y el tiempo reinante. Así, Robokeg puede lanzar en un día frío el mensaje de que “es un buen momento para tomar una Pale Ale”. Asimismo, el equipo ha desarrollado una función para que cada vez que los clientes compren cerveza, Robokeg envíe un tweet diciendo qué pidió exactamente.

El sistema utiliza un dispositivo Raspberry Pi, el cual funciona gracias a un módulo WiFi que le permite “dialogar” con el barril de cerveza, con lo cual se acciona un pequeño motor en la parte superior del mismo. El engranaje que activa el grifo de la cerveza está realizado con una impresora 3D Makerbot.