Spin-Off 3D en la Universidad Carlos III de Madrid

Redacción
Sábado, 14 Septiembre 2013
Siendo aún estudiantes de ingeniería en la universidad Carlos III de Madrid, cuatro jóvenes decidieron tomar las riendas de su futuro laboral. Aprovechando que el tirón de la impresión en tres dimensiones aún no había estallado demasiado, decidieron montar su propia empresa de impresión 3D: LEAPto3D. El éxito de esta herramienta tecnológica ya lo habían comprobado en otros países, como Estados Unidos, pero se decidieron a lanzar su propio producto, ajustado a un público más aficionado, y de momento, parece que la jugada les ha salido bien ya que han conseguido recuperar la inversión inicial tan sólo un año después de comenzar con el proyecto. 
 
— ¿Cómo funciona exactamente esto del 3D? 
 
—Al igual que una impresora tradicional convierte un archivo digital de «Word» en una copia de papel, una impresora 3D es una máquina que coge un modelo tridimensional de tu ordenador y lo reproduce en plástico. El resultado es un objeto real, tridimensional, algo que puedes coger en tus manos. Nosotros vendemos impresoras pequeñas, para que las puedas colocar en tu escritorio y tener tu propia fábrica personal en casa. A diferencia de otros modelos más caros que vienen ensamblados, nuestras impresoras 3D vienen en forma de kit, y están pensadas para que cualquiera las pueda montar su casa. 
 
—¿Qué tal os va la empresa? 
 
—Teniendo en cuenta que durante este año los cuatro socios hemos estado estudiando en la universidad y le hemos dedicado el tiempo que hemos podido después de clase, la verdad es que nos ha ido muy bien. Ya hemos podido devolver la inversión inicial y estamos muy orgullosos de lo que hemos conseguido este año. A partir de Octubre estaremos tres personas trabajando a tiempo completo en la empresa, así que ya estamos estudiando la manera de fabricar otros modelos de impresora, cómo ampliar nuestro rango de productos, establecer acuerdos con otras empresas, etc.
 
—¿Crees que debería enseñarse en la Universidad las herramientas necesarias para emprender? 
 
—La universidad es un mundo completamente distinto al de la empresa, y por ahora, están muy alejados. Creo que desde la universidad se quiere ayudar, pero siempre hay trabas burocráticas. Ese salto entre empresa y universidad hay que solucionarlo, pero no sabría decir cómo. 
 
—¿Quiénes os han apoyado? 
 
—La empresa la pudimos lanzar gracias a nuestros padres que nos apoyaron desde un principio e incluso nos dieron la financiación inicial necesaria. Por supuesto también tenemos que agradecer el apoyo de dos profesores muy especiales y de muchos de nuestros amigos.
 
—¿Se han animado amigos o conocidos a emprender a raíz de ver vuestro éxito? 
 
—La verdad es que ahora que vamos a entrar en el mundo laboral muchos de mis compañeros se están dando cuenta de que trabajar para otro no es su máxima aspiración y que ser tu propio jefe te da mucha libertad. Sin embargo, es muy difícil dar el paso y arriesgarte con tu propia empresa, sobre todo en este país y con la situación actual.
 
—¿Cuando entrasteis a la carrera teníais ya pensado emprender? 
 
—Para nada. A título personal, yo no me calificaría como «emprendedor», ni hay en mi familia alguien que haya montado su propia empresa. Yo siempre pensaba que mi futuro era sacarme el título de ingeniero y trabajar para una empresa de ingeniería sin más, pero viendo las condiciones laborales actuales preferí arriesgar por algo propio. También somos muy conscientes de la suerte que tuvimos al poder acceder a un conocimiento muy especializado y poder desarrollar estas máquinas, lo cual fue decisivo para lanzar la empresa. La decisión la tomamos en un par de días, sin pensarlo demasiado. Nos dijimos: «Es ahora o nunca».
 
—Ahora, visto desde fuera, ¿cómo de importante consideráis la formación académica para el éxito del proyecto? 
 
—En nuestro caso, nuestro producto es muy técnico y desde luego haber estudiado una carrera de ingeniería en la universidad ayuda mucho. Sin embargo, hay infinidad de cosas que nunca te enseñarán en la universidad, debes ser autodidacta y pasar muchas horas buscando información por tu cuenta. Por ejemplo, todo nuestro negocio se basa en el comercio online. Tenemos la suerte de que a uno de los socios le encanta la programación y ha sido capaz de crear la página web (www.leapto3d.com) desde cero, customizando la tienda online y creando toda la infraestructura digital necesaria para gestionar los pedidos, etc. Y sin embargo, eso no se enseña en ninguna carrera universitaria. Se aprende más y mejor cuando te apasiona lo que haces.
 
—¿Cuáles han sido los principales problemas que habéis conseguido superar? 
 
—Creo que el gran reto a superar hoy en día es la pésima situación económica que vivimos. El hecho de que hayamos podido montar una empresa que sea rentable, que funcione desde el primer día y al mismo tiempo completar nuestros estudios es el mayor éxito que hemos tenido. También hemos aprendido a desenvolvernos en el mundo laboral y empresarial: tratar con clientes, hablar con proveedores, gestionar nuestros recursos, etc.
Etiquetado como: LEAPto3D
País: España