Cartel de los sanfermines en 3D

Redacción
Martes, 17 Septiembre 2013
En pleno siglo XXI ni siquiera el grafismo más tradicional se libra del impacto de las nuevas tecnologías. El cartel de la arquitecta pamplonesa Elixabete Bordonaba se ha sumergido en la tercera dimensión y su toro ha cobrado cierta vida gracias a la impresión 3D. 
 
 La idea surgió fruto de la casualidad  cuando Bordonaba visitó el local de Sicnova 3D en Pamplona para valorar la posibilidad de crear una escultura mediante impresión en tres dimensiones. Un periódico con el cartel de San Fermín en la portada sobre el mostrador del establecimiento desencadenó la conversación que originó el proyecto. "Cuando el dueño del local descubrió que yo era la autora, me propuso probar su tecnología y dar volumen al póster. No se me había ocurrido, pero me pareció una idea genial y decidimos sacarla adelante juntos", detalló la autora.
 
 Entonces apareció el problema. "Tuve que pedir permiso al Ayuntamiento porque yo cedí mis derechos de autor al presentarme al concurso", explicó la arquitecta. Con el visto bueno del Consistorio pamplonés, la iniciativa se puso en marcha este miércoles y el viernes ya era una realidad. 
 
 Para ello, Elixabete modeló el cartel con un programa de diseño 3D con el fin de sacar las curvas al toro de manera que los edificios en la maqueta no tienen la misma altura. No es la impresora quien crea los volúmenes de las tres dimensiones a su antojo. "Aunque el plano de la ciudad se respeta fielmente, me he tomado la licencia artística para levantar los edificios según me convenía. Así la figura del toro tiene más fuerza y es más evidente que la ciudad emerge del astado", indicó la pamplonesa. Tras contemplar satisfecha la obra, añadió: "Acerca lo que yo veo en el cartel a la gente. Espero que ahora se entienda mejor".
 
 Una vez finalizado el proceso creativo inicial,  la impresora 3D se puso en marcha, un proceso que duró dos horas. La máquina comenzó 'pintando' sobre 'polvo', como las impresoras convencionales lo hacen sobre el papel, pero en varias capas superpuestas formadas por una mezcla de materiales plásticos y minerales, creando así una masa compacta y sin forma. Tras aplicar aire a presión sobre la pieza, el 'polvo' sobrante desapareció y se manifestó la figura. En último lugar, varias aplicaciones de cianocrilato, un tipo de adhesivo líquido, endurecieron la obra y realzaron su color. Ahora, lo siguiente será venderlo. "Todavía no hemos decidido el precio, pero la gente podrá adquirir su cartel en 3D  en la Plaza del Castillo, número 30", señaló Bordonaba.
 
País: España