Una artista reproduce en 3D rostros a partir del ADN de chicles y colillas

Redacción
Lunes, 09 Septiembre 2013
El ADN es algo muy personal, contiene información sobre ti mismo y sobre tu familia. Imagina que alguien lo utiliza sin tu consentimiento. Pues aprovechándose de este hecho, Heather Dewey, una artista de Brooklyn, Nueva York, se dedica a recoger restos de ADN que la gente va dejando en la comida o las colillas de cigarros para crear obras de arte.
 
Puede parecer un trabajo artístico de alguna manera, pero supone a su vez un grave problema en cuanto a la privacidad de las personas. Como comenta Eleonore Pauwels en The Guardian, imagina ser acusado de un crimen que no has cometido o ubicado en un lugar en el que nunca has estado. Ese es el dilema al que se enfrenta esta artista que colecciona restos de ADN de personas y, que tras un proceso informático, consigue reconstruir la cara de dicha persona. Después de ver la luz impresoras en 3D que clonan personas, en el Reino Unido está prohibido recolectar restos biológicos de personas para análisis de ADN excluyendo, eso sí, investigaciones médicas y criminales. En Estados Unidos, por el contrario, solo en torno a la mitad de estados tienen leyes que prohiben la utilización de ADN ajeno sin la aprobación de la otra persona.
 
 
Este proceso no solo tiene connotaciones negativas, por supuesto que se puede utilizar con buena intención. Por ejemplo esta tecnología se puede utilizar para realizar análisis biológicos, también puede servir para prácticar en universidades en las facultades de biología, así como para innovar en nuevas tecnologías. 
 
El 3 de junio de 2013, el Wilson Center, en Washington DC, organizó un foro en el que se debatió sobre el asunto del ADN, las clonaciones y todo lo relacionado al respecto. La artista Dewey-Hagborg fue invitada para hablar y discutir sobre sus investigaciones y motivaciones en una charla sobre privacidad y vigilancia genética.
 
Se espera que con un poco de suerte y con la ayuda de esta artista y otros académicos, artistas y políticos, se intente alcanzar un consenso sobre que límites se ponen las personas así mismas en cuanto a ADN y clonación respecta.
 
 
 
Etiquetado como: ADN, chicles, colillas, arte, artista, Heather Dewey