Buccaneer, una impresora 3D súper low cost

Redacción
Lunes, 09 Septiembre 2013
"Finalmente una impresora 3D que cualquiera puede usar". Es la carta de presentación de Pirate3D, una empresa de Singapur que pretende vender sus impresora Buccaneer (bucanera)por 347 dólares y que, para ello, busca financiación colectiva en Kickstarter.com. A las 350 primeras personas que se apunten, la máquina les costará 247 dólares menos, unos 190 euros.
 
Los fundadores de la empresa son Roger Chang, Brendan Goh, Tsang You Jun and Neo Kok Beng. Según explican en el vídeo promocional su objetivo es que cualquiera pueda tener una impresora y hacerla funcionar sin necesidad de realizar un cursillo de uso del software de diseño CAD. Para ello, la propia impresora cuenta con un repositorio de diseños, donde descargar el que se quiera imprimir o al revés, depositar el que se haya encontrado en la red. Buccaneer cuenta con una aplicación Android y conexión wifi para descargarse diseños desde Internet, algo con lo que no cuenta la impresoras norteamericanas.
 
Para empezar su fabricación en serie, Pirate3D necesitaba recaudar en 30 días 100.000 dólares en Kickstarter.com. Apenas comenzar la cuenta atrás,  en dos horas había recaudado 140.000 dólares, lo que prueba una vez más el interés por la llegada de las impresoras 3D al consumo privado.
 
En la misma web de financiación colectiva, la empresa polaca Zortrax prometía impresoras a 1.899 dólares. De momento, entre los fabricantes, es la china PP3DP la que vende impresoras 3D más baratas, a un precio de 700 euros.
 
Pirate3D, la empresa detrás de ‘El Bucanero’, se ha propuesto solucionar de una vez dos de las principales barreras de esta tecnología. El precio y la estética. La mayoría de impresoras 3D disponibles en la actualidad son o muy caras –comparadas con las que pintan en papel–, o requieren un proceso de montaje relativamente complejo, o ambas cosas. «Creemos que para que se dé una adopción masiva de esta tecnología hace falta que la experiencia de usuario sea extremadamente buena», asegura Roger Chang, CEO de la compañía.

‘El Bucanero’ esconde toda la mecánica y la electrónica detrás de una tapa, lo que le confiere aspecto de producto comercial, terminado. Aunque no es la primera impresora 3D con estas características, de momento es la única orientada al público general, con poco presupuesto.

Esta impresora comparte características técnicas con la mayoría de las alternativas más caseras. Usa el mismo tipo de plástico inyectado para crear las figuras y tiene una resolución de una décima de milímetro. Sin embargo las figuras que puede crear son de 15x10x12 centímetros, más pequeñas que otras de la competencia.

La contrapartida del tamaño de las figuras, explican los creadores de la impresora, se debe a su decisión de crear un dispositivo que no fuese excesivamente grande. Mientras que con el papel la gente suele saber qué tamaño es el más útil para sus necesidades –y compra la impresora acorde–, con la impresión tridimensional todavía es difícil saber qué posibilidades se pierden por el camino de la reducción de las dimensiones.

La impresora incorpora un sistema de cartuchos recargables que facilita que todo esté ordenado, e incorpora un software que intenta hacer del proceso de impresión lo más fácil e intuitivo posible.

 

.
Etiquetado como: Buccaneer, Pirate3D, singapur