Repsol dota con 85 millones de euros el fondo para invertir en startups que apuesten por la innovación
Fecha: De 28 Agosto 2018 hasta 31 Diciembre 2018
Tipo de evento: Concurso
Sección: Impresoras 3D

Repsol ha dotado con 85 millones de euros a su fondo de inversión Repsol Corporate Venturing (RCV) con el fin de tomar participaciones en startups que ofrezcan soluciones en movilidad avanzada, nuevos materiales, economía circular o tecnologías digitales aplicadas a la exploración y producción.

De esta cifra inversora del fondo, que se focaliza en el periodo 2016-2020, coincidiendo con los años del actual plan estratégico del grupo, que fue actualizado el pasado mes de junio, ya se invirtieron en 2017 un total de 7 millones de euros y la estimación para este año es de otros 10 millones de euros, por lo que gran parte de la dotación de 85 millones de euros sigue disponible para nuevas oportunidades.

Así, en lo que va de año el fondo ha analizado más de 80 oportunidades de inversión, de las cuales una ha fructificado y varias se encuentran en su proceso final, informó la compañía en una de sus 'newsletter'.

Además, las pautas del fondo pasan por inversiones minoritarias y sin control societario durante un periodo inversor de cinco años, que es "el tiempo necesario para adquirir capital en un número relevante de empresas y, sobre todo, para poder realizar pruebas y pilotos, e incluso nuevos desarrollos con las startups", indicó el director de Corporate Venturing de Repsol, Luis Casado.

En lo que respecta a los riesgos que implica la apuesta en innovación, el fondo de la compañía presidida por Antonio Brufau asume que "tan solo una de cada cuatro inversiones llegará a aportar un claro valor estratégico a los negocios, que es el éxito fundamental que perseguimos, añadió el responsable del fondo, subrayando que el éxito económico es la segunda prioridad "y nuestra meta es que el fondo sea como mínimo autosuficiente".

Además, Casado destacó que el nuevo modelo del fondo "persigue atraer la innovación tecnológica que esté más cercana a su despliegue comercial y que se puede probar de forma ágil para evaluar su potencial", pero siempre con "el mayor alineamiento posible entre las necesidades de los negocios y nuestras inversiones", en una estrategia de innovación abierta pensada para complementar las capacidades internas de Repsol en I+D.

Por ello, los seis ámbitos tecnológicos en que se centrará Repsol Corporate Venturing son la fiabilidad en las operaciones, explorando tecnologías que permitan avanzar en la automatización de los procesos; proyectos de economía circular, para reutilizar recursos; movilidad avanzada, con desarrollos en combustibles sostenibles o movilidad eléctrica; nuevo Downstream, buscando iniciativas para diversificar la oferta energética; tecnologías aplicadas a la exploración y producción (E&P) que acorten los ciclos en la producción de hidrocarburos y nuevos materiales y productos.

De esta manera, el fondo de inversión de la petrolera cuenta ya con participación en ocho startups que se integran en estas áreas prioritarias, como el fabricante español de scooters eléctricos Silence, con una tecnología propia de baterías recargables, o Graphenea, uno de los principales productores europeos de grafeno.

El fondo tiene también una vocación internacional, por lo que se pretende construir una red global de contactos que incluya incubadoras, universidades o Venture Capital de otras compañías.

"Estamos iniciando además un proyecto con una aceleradora internacional, con el que esperamos conseguir más oportunidades, y hemos alineado las bases de las últimas convocatorias del Fondo de Emprendedores de la Fundación Repsol con nuestros retos, y ya estamos empezando a ver los resultados", dijo Casado.

En esta línea de proyección internacional, se enmarca la participación tomada en Ample, una empresa emergente de San Francisco que busca soluciones de movilidad eléctrica a través de un novedoso enfoque que, mediante la implantación de robótica autónoma, permite la carga en minutos.

Asimismo, Repsol tomó recientemente participaciones en We Smart Park y Drive Smart, empresas de movilidad que se nutren de las nuevas formas de economía colaborativa, y también es socio de la finlandesa Rocsole, que diseña sensores para monitorizar tanques o tuberías, y de Sorbwater, con tecnología a la vanguardia en el tratamiento de aguas industriales.

 

Más recientemente, destaca la colaboración con la empresa donostiarra de domótica Wattio, fabricante de dispositivos y soluciones integrales de Internet de las Cosas, tanto para grandes compañías como para hogares conectados.

Enlace: