Democratizando el modelado 3D

Publicado el: Martes, 18 Noviembre 2014
Sección: Impresoras 3D, Diseño

El mayor problema para que el 3D printing sea mainstream

Las impresoras 3D de sobremesa han dejado de ser algo exclusivo para geeks y están irrumpiendo en nuestras casas. Su diseño es compacto y su estética, cada vez más cuidada. Y se pueden comprar montadas, con lo que ya no hace falta ser un manitas o un experto en electrónica para comprar una, aunque sus precios todavía están fuera del alcance de muchos de nosotros. No obstante, hay numerosas empresas – e incluso particulares, como los miembros de 3D Hubs – que ofrecen servicios de impresión 3D a un precio asequible. También están en auge locales, tiendas o bares, que ofrecen estos servicios. En definitiva, conseguir un objeto impreso en 3D está prácticamente en las manos de todos.

Sin embargo, un requisito imprescindible para poder imprimir un objeto con un impresora 3D es tener una archivo digital que contenga la información necesaria sobre el objeto que se quiera construir. En otras palabras, un modelo 3D.

Actualmente, existen varios repositorios – en su mayoría gestionados por o relacionados con empresas fabricantes de impresoras, distribuidores de estas empresas, o empresas que proporcionan servicios de impresión – donde los usuarios se pueden descargar, gratis o pagando, modelos que otros usuarios o diseñadores han creado. Estos repositorios ofrecen mayoritariamente objetos estáticos, que no se diferencian significativamente de otros objetos que podemos encontrar en tiendas comunes. La principal diferencia es sencillamente que se fabrican utilizando impresión 3D en vez de otros métodos más tradicionales de fabricación.

Profesionales como ingenieros y diseñadores crean sus propios modelos con programas que son caros y difíciles de utilizar para usuarios sin experiencia. Es cierto que también existen versiones más sencillas de esos programas, y algunas son gratuitas. No obstante, la curva de aprendizaje de estos programas, como la de los que utilizan los profesionales, es lenta. Aunque alguien tenga la motivación y dedicación para aprender a utilizar algunas de las estas herramientas, probablemente necesite muchas horas hasta poder diseñar algo con un cierto nivel de complejidad.

Algo en lo que muchos están de acuerdo, es que una de las características que supuestamente ha de facilitar la impresión 3D es la obtención de piezas únicas o en pequeñas tiradas, sin comprometer el precio, y por tanto fomenta la personalización . Para conseguir una democratización real de la impresión 3D, los consumidores no pueden quedarse simplemente con aquello que se acerque más a lo que buscan. Para que puedan beneficiarse plenamente de las ventajas que ofrece esta tecnología, es necesario que puedan imprimir exactamente aquello que quieren, diseñado por y para ellos.

Zetoff nació con la idea de solucionar este problema. Zetoff es una aplicación online en la que se puede crear y comprar modelos 3D de forma rápida y sencilla. Esta aplicación permite a personas de todas las edades y sin ninguna experiencia previa en modelado 3D, y sin ni siquiera una impresora 3D, diseñar sus diseños a partir de una plantilla y obtener el objeto que hayan diseñado. Por ejemplo, puedes diseñar tu propia carcasa para iPhone en Zetoff.com. Puede que una carcasa personalizada para tu smartphone no revolucione ni democratice ningún mercado, pero es una muestra del abanico de futuras aplicaciones que pueden aparecer en nuestra vida cotidiana y en nuestros negocios.

Pol Guixe
Zetoff