El efecto Kickstarter o como comprar ahora una impresora 3D que te llegará dentro de un año (si te llega)

Publicado el: Martes, 08 Abril 2014
Sección: Impresoras 3D

Es curioso observar los proyectos de impresión 3D que nos llegan desde la plataforma de financiación colectiva o 'crowdfunding', Kickstarter. Gracias al corwdfunding hemos visto grandes proyectos hacerse realidad, pero también otros que han dado más de un quebradero de cabeza a sus financiadores.

El título de este post está inspirado por un proyecto actualmente en curso, el "The Micro: The First Truly Consumer 3D Printer", algo así como la primera imrpesora 3D realmente enfocada al consumidor. Tal afirmación se basa en la facilidad de funcionamiento que prometen sus desarrolladores, un grupo de norteamericanos que se han lanzado a esto de la impresión 3D. De hecho, anuncian un sistema de auto-calibrado bastante prometedor.+

The Micro

El caso de The Micro es uno de esos que lejos de quedarse por debajo del nivel mínimo de financiación, puede correr el riesgo de morir de éxito. En tan solo 24 horas desde el lanzamiento, ya ha recaudado más de un millón de dólares, con 29 días aún por delante no es de extrañar que agote todas las opciones disponibles muy pronto.

De los, actualmente 4120 financiadores, 250 han podido hacerse con una de estas impresoras 3D por sólo 200 dólares, algo menos de 150 euros, toda una ganga, pero, eso sí, tendrán que esperar casi un año, hasta febrero de 2015 para recibir sus máquinas. Otros 500 lo han conseguido algo más caro, a 250 dólares, unos 180 euros, también para la misma fecha.

La pregunta que me surge es, ¿de verdad merece la pena comprar ahora una impresora que te llegará dentro de un año?. Al parecer, hay unas 750 personas que piensan que sí. A su favor juega el hecho del precio que es prácticamente ridículo en comparación con otras impresoras de casi 2000 euros, aunque las prestaciones no son comparables, pero en su contra está la incertidumbre del resultado final, estás comprando algo a ciegas, la posibilidad de no cumplir con los plazos o que, como decíamos antes, el proyecto muera de éxito al no poder atender tal cantidad de solicitudes. Si no he contado mal, tienen previsto como máximo fabricar 6500 impresoras, de las que unas 1500 ya han sido vendidas.

La impresora 3d The Micro ofrece un diseño elegante, es de pequeñas dimensiones y posee la particularidad de no disponer de un tamaño de impresión constante, hasta los 74 mm de altura, puede imprimir un área de 109x113 mm y a partir de esa altura se reduce a 91x84 mm.

FORM 1

Este proyecto recaudó prácticamente 3 millones de dólares, y eso que sólo buscaba 100000 para poder arrancar el proyecto.

La Form 1 es una impresora 3D de tipo SLA, -estereolitografía-, que ha cosechado gran éxito, ya que esta tecnología aún seguía siendo cara y fuera del alcance de muchos bolsillos. El precio para los financiadores de Kickstarter estuvo entre los 2500 y los 3000 dólares.

La entrega de las impresoras 3D Form 1 tampoco es que haya cumplido los plazos esperados de entre enero y abril de 2013, aunque no ha sido nada grave, ya que las últimas unidades salieron a sus destinos en diciembre del mismo año.

Eventorbot

Este caso es uno de esos de los que sus financiadores no quieren volver a escuchar jamás. Sólo decir que ha fecha de hoy aún hay muchos que no han recibido su impresoras 3D, cuyo plazo de entrega estaba previsto para nviembre y diciembre de 2012. Este caso se trataba de un proyecto prácticamente unipersonal, que con 'tan sólo' una recaudación de 137000 dólares se le fue de las manos a su creador Duy Dang. Aún así, Duy todavia parece que está luchando por atender los pedidos, al menos así lo contaba en su última actualización de febrero de 2014.

Bukobot

La Bukobot, esperada en el peor de los casos entre agosto y septiembre de 2012, ha estado dando algún que otro quebradero de cabeza a sus financiadores y a su creador, Diego Porqueras, aunque parece que desde diciembre de 2013 ya han sido entregadas las últimas unidades.

Bukobot

RigidBot

Esta impresora 3D, de la mano de Invent-A-Part, lleva unos meses de retraso, aunque parece que la producción va viento en popa, a juzgar por las fotos que su promotor colgó en las actualizaciones de alguna de las fábricas asiáticas que lo está proviendo.

Start-ups

En cualquier caso, atendiendo a los tiempos, parece que nunca se cumplen los plazos previstos que ya de por sí son largos, para un mundo donde la tecnología avanza a pasos enormes, por lo que sigo pensando si merece la pena tanta espera, en muchos casos de más de un año.

En muchos casos son empresas creadas por personas sin experiencia, que son víctimas de retrasos y piezas defectuosas al no disponer de un buen equipo de 'sourcing' que controle a los proveedores, en su mayoría de China o del sudesde asiático.

Hay un aspecto que me gustaría tener en cuenta como elemento a favor de estas iniciativas, y es que gracias a este tipo de proyectos están naciendo nuevas empresas 'start-ups' que de otra forma quizá no podrían ni siquiera pensarse el hecho de iniciar una andadura de este tipo. La financiación privada -bancos- no es que sea la mejor opción, altos intereses y alto riesgo, de forma que si ofrecen un producto a un precio razonable, estamos comprobando como hay gente dispuesta a apoyar estos proyectos, contraviniento esa lógica consumista de querer la cosas inmediatamente.

No obstante, algunos de los promotores deberían cuidar más a sus benefactores y no ignorarlos cuando estos se muestran preocupados por la tardanza de la producción o por los, en muchos casos, defectos o roturas con los que llegan las impresoras 3D a su destino, por querer ahorrar al máximo en el empaquetado y transporte.

 

Jorge Pérez
Tecnología, redes sociales y marketing en Imprimalia 3D